Xingú

Ayer me vine arriba y se me ocurrió ir a cenar a un sitio en Cánovas del que me habían hablado. Luego recordé que estamos en esa época del año en la que hacen un castillo en el río cada noche y hay casales y esas cosas, y pensé que lo de meterme en Cánovas con el coche  ya si eso te lo miro. Al final, intentando huir del mundanal fallerismo, nos decantamos por Xingú, en la calle Guardia Civil.

Xingú tiene sus añitos. Yo me acuerdo de ser pequeño y estar en el cumple de alguien en ese local, y te hablo de pequeño rollo sucar los ganchitos en fanta. El sitio es una pizzería brasileña. No sé realmente cuánta tradición de pizza tienen en Brasil, pero vaya, de entrada eso me resultó chocante.

xingu1

El interior es muy ganso, madera, máscaras, tótems, todo como muy tribal y muy amazónico, de hecho hay hasta un árbol gigante (fake) en una de las salas. La barra está entre las dos salas, el horno de las pizzas está a la vista y de hecho huele a pan bastante bien. La camarera nos trae la carta (plastificada en una carpeta de esta de colores de presentar los trabajos de la uni) y le echamos el primer vistazo. Entrantes, ensaladas, dos páginas de pizzas (con tres tipos de masa a elegir cada una) y luego unas carnes y un par de pescadosen proporción mucho menor.

Empiezo a vislumbrar que ahí lo que lo peta pero bien son los hidratos de carbonorts, amplia variedad de panes, croquetas y empanadillajes. Para empezar pedimos dos empanadas de pollo, dos de ternera y unos panecillos de queso. En general todo tiene nombres bastante de jugador brasileño, en plan…pastela de feira, cosinhas y movidas así con enes y haches. Todo estaba bueno, las empanadas eran como empanadillas fritas con un picadillo de pollo de relleno. No resultaban aceitosas, por si os lo preguntáis, a pesar de la fritura de la masa. Las de ternera en cambio, eran más grandes y recordaban a un panquemao o al pan este dulce. El centro llevaba algo parecido al picadillo de pollo pero con ternera y verduritas. Esas mierdas inflan, ya os lo digo yo, mucho pan. En cuanto a los panecillos de queso, estamos hablando de unas bolitas de pan que hornean ellos, tamaño croqueta. Simplemente es pan que lleva algún tipo de queso en la masa, y cuando lo muerdes o lo hueles, pues eso, queso. Mejor como acompañamiento que como entrante.

Pedimos también media ración de papas con mojo. Vienen con la costrita de sal por fuera y dos mojos, verde y rojo. Lo más destacable son las salsas, ambas me tuvieron un flavour a pimiento, vinagre y múltiples especias. Me recordaron a las que hacían en Capitán Morgan antes de chapar.

xingu2

Luego pedimos 2 pizzas. Cada una puede pedirse con tres tipos distintos de masa, la normal, una doblada, y otra que es como una hogaza de pan partida por la mitad, y que lleva una salsa especial Xingú. La salsa no puedo deciros muy bien lo que llevaba, porque estaba camuflada entre otros mil ingredientes, pero tenía un punto lactoso, como con nata. Las pizzas eran la Fumaça (rodajas de tomate, provolone ahumado, lomo adobado y albahaca) y la Tupi (Mozzarella, lomo asado, cebolla, huevo duro y crema Xingú). Bueno, en ambos casos, tanto el lomo asado como el lomo adobado, eran prefectamente confundibles con jamón de york. Seguramente si no lo sabes y las pruebas sin saber lo que has pedido, pienses que lo es. En cuanto al resto, eran pizzas normales-bien. La de albahaca supongo que llevaría albahaca de bote, porque desde luego fresca no llevaba.

Era curiosa la de masa gorda. Realmente es como pan, pero es cierto que no es pesada ni se hace bola. Un pelín por encima del precio que deberían tener, no obstante los entrantes eran baratetes, así que equilibra.

xingu3

De postre pedimos la lágrima de chocolate y la mousse de maracuyá. La lágrima es un coulant de toda la vida. Cuando lo sacaron estábamos fuera y la camarera nos avisó de que entráramos para que no se cuajara, dato guay que os aporto. Y que estaba cojonudo también es cierto. El helado creo que era de leche merengada o algo así. El sorbete no lo probé porque el maracuyá me sabe a derrota.  75,40€ entre 5, con botella de vino, no llegamos a 16.

Pues oye, pues bien, distinto, una alternativa a los mil millones de pizzerías argentinas que hay por ahí. En esta, en vez de provoleta y dulce de leche, tienen croquetitas y maracuyá. Tampoco es un cambio de la hostia, pero vaya, vas alternando. Todos los que vinieron salieron felices, y por ello le corresponde un okey particular, en este caso amazónico. Después de fallas más.

Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?