viva tapas bar

C/ San Tomás 18

960 64 93 35

El otro día nos permitimos una incursión en el Viva Tapas Bar. En la calle que lleva de la Taberna del Olivo a la calle Alta, han abierto hace poco este sitio, un poco con pinta de bodega y con camareros vestidos de negro y delantales finos. La calidad de la cocina es muy buena, aunque se va un poco de precio, y hay una jefa de sala bastante MILF que te habla de usted y te recomienda vinos.
Nos sentamos al final del todo, junto a una mesa de abuelos que hablaban muy alto y comentaban que las elecciones de puta madre. Nos entretuvimos bastante, porque eran 4 colegas setentones de los que van diciendo “Yo no soy racista PERO”, “A mi los gays me parecen bien PERO” y cosas así, que creas que no, es un poco como cenar viendo Intereconomía y te distraes.

1

Bueno, al tema. Rondita de cañas y la camarera nos trae unos daditos de foie recubiertos de chocolate amargo. Bastante guays, aunque tal vez sabían demasiado a chocolate, pero vamos, que eran de regalo así que puntazo.
Empezamos pidiendo una tapa cada uno, lo primero fueron unos mejillones sobre gelificación de cava, con trocitos de panceta rebozada. Me pareció acojonante. Te traen los mejillones sin cáscara en un cuenco, foltando plácidamente sobre esa gelatina de cava (que no es gelatina, es gel), con un botecito al lado lleno de panceta saladita rebozada. A priori puede parecer una combinación límite, pero todos nos quedamos bastante encantados. Luego unos espárragos blancos garrapiñados con dulce aceite de limalimón. Esta tapa la pedí yo, y la verdad que pasó un poco como España por la Eurocopa, sin pena ni gloria. Cuatro o cinco espárragos blancos, flotando en una especie de espuma de limón, como si estuvieran en un jacuzzi pero con un cierto toque mayonesa. No fue la favorita de nadie.

2

Luego pedimos unas croquetas morellanas de jamón de bellota, y todo hubiera ido bien si no fuera porque pedimos 5 y cada croqueta vale 3,50 putos pavos. Estamos hablando de 17,50€ de croquetas. De entrada me parece innecesario hacer croquetas de jamón de bellota, porque nano, eso se pierde en la bechamel y en el rebozado. Entiendo que pueden estar un poco más buenas, pero es como usar un vino buenísimo para hacer kalimotxo. Las croquetas eran grandes, triangulares y para mi gusto un poco dulces. El jamón podía haber sido uno normalito y yo lo habría disfrutado igual, solo que en este caso pagamos como si hubiéramos construido un tramo del AVE con croquetas. Yo recomendaría una para cada dos personas, a compartir.
Remontamos mucho con el meloso de buey. Era como una especie de empanada argentina, rellena de buey desmigado con verduritas y especias morunas. Picaba un poquito al final pero se puede soportar. Tamaño empanadilla grande.
Para rematar, trajeron unas patitas de pulpo sobre cremoso de tomate, con unos chips de patata morada por encima y alioli de garrofón. Con este tipo de cosas y con los mejillones, te conquistan. La carta en general tiene varios toques de estos que dices…este con el tiempo será un sitio más caro.

3

Finalmente, uno de los comensales estuvo en proyecto hombre por culpa del azucar, y se ve que no lo ha terminado de superar, así que pedimos tres postres. Una torrija, un jugo de fresas con queso y flan de queso, que llegaron prestas a saciar al puma diabético que todos llevamos dentro.
La verdad que pasé un poco del culo de los postres porque no tenía yo el cuerpo para dulces, pero en general la impresión fue que la torrija y el flan a tope, y el jugo prescindible. Además, esteticamente parece maquillaje para una pelicula gore.
¿Qué tal el sitio? Pues bien, pero hay que ir con ojo con el tema precio. 118,85€ entre 6, a casi 20.
Se puede cenar en precio pero hay que hacer un poco de slalom. De todas formas, es un sitio recomendable y se come original. Yo creo que okey.
Goza de amplio aparcamiento.

vivatapasbarvalencia.com

¿Qué dices, nano?