Uma

A veces pasa, a veces sucede. Las cosas nos resbalan y nos pasan de largo, como aquel compañero de clase que te encuentras años después, no sabes de quién cojones se trata, y además te da igual. El otro día queríamos ir a un sitio por Benimaclet y estaba cerrado. Intentamos ir a otro y estaba lleno, lo intentamos con otro y en la puerta había un minotauro que nos quería hacer tres preguntas. Ante tal panorama entramos en el primero que nos acogió, y ese fue la crepería Uma.
¿Qué le pasa a este lugar? ¿Es la decoración¿ ¿Es la comida? Pues no, todo es correcto, simplemente es la sensación de que he estado en sitios parecidos demasiadas veces. Es el efecto CTRL+C CTRL+V.
Entramos. Huele un poco a ojete por las cañerías, desagradable pero soportable. La camarera nos lleva hacia el fondo, que es una zona en la que tienen montado una especie de chill out para niños, con unas casitas de juguete y pizarras y movidas. Nos deja la carta (por cierto, con fuente Lobster, que es la nueva Comic Sans), y los entrantes ya eran golazo de Señor. Empanadas criollas, cazuela de patatas con jamón y huevo, foie con confitura de violetas, vitello tonnato, queso de cabra con confitura de tomate…vale. 
Pedimos una empanada por persona y una movida que tienen en plan mix de todo que se llama Antipasto Beni, y lleva berenjena en escabeche, hummus, cous cous, mozzarella de búfala y cebollitas al aceto balsámico.

Pues nada. A destacar diré que las empanadas estaban muy ácidas, pero que parecían hechas al horno, por lo menos no nos arrearon un fritazo. Imagino que sería por la salsa de tomate, pero no estaban muy allá. En cuanto al otro entrante, pues un plato con raciones chiquitinas de cada uno de los entrantes. No había nada especialmente bueno, ni original, a la posible excepción de la berenjena en escabeche, pero vamos, completamente mitad de tabla. El cous cous era sémola con unas pasas, la mozzarella de búfala, bueno, ya si eso tal, y el hummus, correcto, sin pan porque había que pedirlo a parte. Normalmente, cuando veo el zigzag de vinagre balsámico por encima ya se me dispara la alarma. 

Por el momento me invade la sensación de estar viendo una película sueca de antena 3 un sábado a mediodía. A alguna rubia la acosan o le secuestran a la hija o algo. Same old story. 

El tema de los creppes es delicado a mi parecer, porque, o bien el relleno te folla la mente, o eres uno más del montón. Pasa como con los bocatas o las pizzas, mejor que tengas algo muy original y muy cañero, o va a haber 50 como tú, nano. Me vienen a la cabeza el Pan de azúcar, la crepería bretona, Hansel y Crepel, así sin darle demasiadas vueltas…y un crep de jamón y queso es demasiado obvio.

Bien, repasando la carta veo alguna cosa que medio despunta. Hacen un crep del mes, que va cambiando, yo decido pedirme un Moroco: Mozzarella, pollo, verduras salteadas y salsa de sésamo. Pues eso es lo que era, un crep de pollo, verduras salteadas, y una espiral de salsa de sésamo por encima. Ni más ni menos. Probé también otro que llevaba ternera y cebolla caramelizada, pero estaba demasiado dulce para mi gusto. Son de esos que vienen como si fueran una servilleta doblada, no cerrados del todo. Los extienden sobre el plato, ponen el mogollón en el centro y luego doblan las puntas hacia adentro,

175,80 entre 11, salimos a 16. No pedimos vino y creo que algún café escaso. Meh. Pues eso, no puedo decir que estuviera mal, porque faltaría  a la verdad. Camareras bien, local bien, comida correcta, pero me dejó frío. 
Okey si pasas por allí.
Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?