Tr3ce

Tr3ce, así, con un 3 en lugar de la e, es lo que pone en la puerta de este restaurante.  Seguramente alguna vez habéis estado etílicos en la Plaza del Negrito y os habéis tambaleado hasta Caballeros, pues que sepáis que en ese caso habéis pasado por la puerta de Tr3ce, porque está justo ahí.

Echando un vistazo al interior y a la carta ya te vas dando cuen de que el sitio mola, pero ojo, que ahora os cuento. Hay zapatos por las paredes, juegan mucho con el rollo madera-azulejo-bombillita, retro pero cuqui. Las cartas son de esas que vienen cogidas a una tabla con una pinza y…ojo, aquí vienen las curvas. He de reconocer que vi un par de cosas que me acojonaron, por ejemplo, las ensaladas a 13,50€ y un tartar a 15,60€. Lo primero que hice fue chequear las ensaladas a ver si llevaban oro, o gulas o alguna mierda especial o en extinción, pero una llevaba jamón, parmesano, pera y membrillo, y la otra  verduras y queso de cabra. ¿Trece pavos y medio, nano? ¿Sí? No entro en la calidad porque no las probé, pero como decía el perrete argentino, este…guau.

tr3ce 1

Al ver esto  temimos pasarnos de precio, y lo que pasó fue que amarramos demasiado y pedimos poco.  El camarero (que nos dio mucha bola y nos explicó mucho la carta, se le veía majete) nos dijo que de las croquetas y los postres que hay en la carta, escogen tres cada día y son los únicos que tienen. Digamos que probaste una vez unas croquetas que te fliparon y quieres repetir…pues puede que tengas suerte, o puede que no.

El caso es que pedimos croquetas, porque el camarero dijo que estaban muy de la hostia. También unos involtini de calabacín, unas setas con foie y unas mini hamburguesas. Las croquetas eran de espinaca, eran boliformes y llevaban mini trocitos de gamba o langostino o algo así por dentro. Venían sobre un pegotito de pesto, para impedir que rularan y cayeran al suelo. Pues nano, muy brutales. Creo que se puede generar un triunvirato de croquetas okey entre las de la Tasqueta, las del Cuco y estas. Qué de puta madre, qué cremosidad, que ganas de que a alguien se le ocurra hacer algún día porno entre croquetas y ver a estas con liguero. Altamente recomendables.

Los involtini bien, pero más común. Hablamos de una lámina de calabacín enrollada, con bacon y queso scamorza. Está rico, porque hay un punto ahumado del queso, que se encuentra con el punto plancha del calabacín y ahí pasa algo. Y bueno, cualquier cosa con bacon mejora, tengo la teoría de que un retrovisor envuelto en bacon es de algún modo comestible.

tr3ce grande

Lo de las hamburguesas es otro rollo. Puedes pedirlas en grande, a mayor precio, pero existe la opción de pedirlas de 80 gramos a 4,50€. Piensa que las hamburguesas tochas de por ahí suelen ir de los 100 a los 200 gramos las muy brutas, 80 es como la mitad, un poco menos. Vienen con su pan y sus pataticas y sus cosas, primero trajeron las burgers y luego un plato de patatas fritas tipo brava para acompañar (buenas patatas, por cierto). Yo me pedí una de buey con scamorza one more time, crujiente de jamón ibérico y  tomate seco. Otro colega se la pidió con foie, crema de hongos y trufa, y también había de pescado y de verdura. El tamaño está justo entre una hamburguesa normal y una mini, es como esas botellas de vino de medio litro que están ahí ahí. La combinación es interesante y el precio invita casi a pedirse dos por persona. Recomiendo.

Luego atacamos unas setitas salteadas con salsa de vino blanco y foie. El foie venía por encima y tienes que mezclarlo, hasta que se forma una salsa espesa. Me resultaron dulzonas, pero realmente se nota el vino blanco y el sabor a seta, incluso mezclado con el foie que de hecho, es un sabor mucho más fuerte. Había boletus y de esas largas y cabezonas marrones que vienen siempre en los megamixes de setas. Sería interesante como salsa de alguna pasta.

Bueno, y de postre nos permitimos un tiramisú. Los postres funcionan igual que las croquetas, eligen tres y son los que tienen ese día. Estaba bastante ganso, con sabor a café y pinta casera, sería como la fea de azucar moreno pero en tiramisú. No es la mejor, pero le dabas.

tr3ce

Al final fue cuando nos dimos cuenta de que habíamos pecado de cuidadosos y de que podíamos haber pedido más tranquilamente (cosa que haré cuando vuelva). Eso si, una ensalada de casi catorce pavos no la pido ni aunque me la sirva Olivia Newton John en patines, como en Xanadu. 62.30 entre 4, a menos de 16.

Comida bien, sitio bien, camarero amigable, salvando las tres o cuatro cosas caras, creo que es un sitio recomendable con un okey particular, en este caso, ok3y con un 3.

Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?