Tasquer

Tasquer, Tasquer, Tasquer. El otro día estuve cenando y me llevé una impresión muy clara, y es que podría molar mucho más de lo que mola. Había quedado con la mítica Pérez (la Cher de Abastos) para echar unas cañejas previas en el Cracovia, que está al lado. Tasquer es un local muy pequeño, tiene tres mesas dentro y tres fuera, por lo que no admiten reservas, tienes que ir allí a lo Mad Max y coger sitio. La carta tiene 8 entrantes, 9 bocatas y 3 ensaladas, todas con influencia americana. Y mira, ya que es básicamente una bocatería, el otro día comentaba que en mi opinión, si vas a montar una bocatería o una crepería, vale más que lo que tengas sea la polla. Vamos a ver si se cumple. 

De entrada pedimos las alitas jerk, las cheese fries y la ensaladilla con mayonesa de wasabi. De vinos solo tienen Malavida tinto y blanco. Las alitas se supone que vienen con unas especias levemente picantes y salsa barbacoa. La realidad es que nos llegaron poco cocidas, en plan fláccido. Las alitas molan con un punto crujiente, pero estas parecían hechas al horno, y como si les faltaran dos o tres minutos. La salsa barbacoa al lado en un cuenco, y lo de las especias mexicanas se les presupone, como el valor en la mili, pero no se notaban mucho.
 
La ensaladilla salió helada. Viene con unos nachos por encima para hacer la cucharita. La particularidad es que es vegana, con lo que no lleva atún, y la mayonesa debe ser de soja o algo así, Lo demás es classic ensaladilla, patata, verduritas y tal. La mayonesa de wasabi está por los lados.

Rematamos con las cheese fries. Patatas fritas con queso y bacon, realmente ahí no puedes fallar. Las patatas eran caseras, así que muy bien. pedimos dos raciones de esta movida. El bacon estaba cortado a dados muy pequeños, y el queso se estiraba cerdamente al coger cada patata. Fenomenal para gente con poco aprecio a su aorta, pero muy rico.

Vale, entonces llegamos a los bocatas. Yo me pedí el cubano, porque desde que vi la película “El chef” llevaba queriendo joderme uno. El resto de gente pidió pulled pork y otro bocata con ternera y queso. El pulled pork es carne de cerdo asada durante mucho tiempo a baja temperatura para que se deshaga fácilmente. Suele ir con salsa barbacoa y está de la hostia. Los 5 bocatas llegaron a la vez, yo me comí medio cubano medio pulled pork. Vale…¿veredicto?

las carnes están buenísimas, pero el bocata se queda a medio camino. Me explico. El cubano se hace con carne marinada. Al primer bocado notas que sabe mucho a naranja y especias y está muy rico, pero el pan de los bocatas es el mismo para todos. Es un pan congelado pasado por la sandwichera, que le resta mucho rollo a todo el tema. Además el cubano lleva mostaza, pepinillo, queso y jamón york, que en este caso era muy industrial, de ese de sobre con los bordes redondeados.
En cuanto al pulled, lo mismo, la carne está acojonante de toda acojonancia, pero el pan desmerece. Los bocatas tienen la opción “combo”, que incluye acompañamiento y bebida. Nosotros como tiramos de vino pedimos solo el bocata, excepto una rebelde, que se lo pidió con acompañamiento de mazorca. 

De postre tienen dos cosas, cheesecake y brownie, y cayeron los dos. El brownie es muy meloso por dentro, casi casi es un brownie-coulant, estaba muy rico. La tarta se quedó en el plato porque no molaba demasiado. De hecho estaba un poco harinosa, bastante prescindible.

Entonces ¿Qué sacamos en claro? Creo que los bocatas son originales pero tal vez por ajustar demasiado el precio, se pierde el protagonismo de la carne, que realmente es muy guay. Podría ser motivo de un desplazamiento adrede hasta el local, yo me vería yendo a cenar hasta allí solo por un buen cubano. Un pan que esté bueno, que no se note tan industrial, un buen queso…no sé, apostar un poquito más, mimar un poquito más los entrantes también. 

Salimos a 98,20 entre 5. Prácticamente 20 pavos. Creo que por ahora se queda tibio, con un okey si pasas por allí.
Goza de amplio aparcamiento. 

¿Qué dices, nano?