Taska Lareina

C/ de la Reina 173

637 86 05 28

Nanos, el Cabañal se va a poner de moda. Esto es así, y el selecto grupo que formamos parte del Club Bilderberg valenciano venimos moviéndolo hace tiempo en nuestras masonas reuniones. Pero el tío que de verdad lo sabe, el que va a ser el Steve Jobs, el Rupert Murdoch del Cabañal es el dueño de la Peseta y la Paca. Ha montado otro restaurante en la calle de la Reina, que abre sólo de jueves a domingo, y con el mismo concepto low cost/producte de la terra que los dos anteriores, se trata de la Taska Lareina.
El conceptum es: una carta predominantemente de pescado, preparado de manera muy tradicional y a precios más que muy asequibles.  Ajoarriero, titaina, cocas, caballa en escabeche, fritura de pescado, sepia, sardina ahumada…la amiga que me llevó es muy fan del sitio y pidió como si hubieran venido a cenar los del avión de VIVEN, en un arranque de motivación.

1

Además, excepto la fritura, lo tienen todo hecho y lo sacan rápido. Sale el ajoarriero, con tres rebanaditas de pan tostado, bien, casero, con sus trocitos de bacalao y de patata en plan hecho en casa. Paso dos, sacan la barra de pan con los tenedores, igual que en los otros dos locales, marca de la casa. Paso tres, tsunami de todo a la vez. La caballa ataca por la banda mientras la titaina observa paciente desde el área. La caballa está cojonuten, su vinagre, su laurel, su pimienta…lo que es un escabeche, vaya. Dos pavetes cada caballa. En un momento dado, los de la Comisaría le ponen wakame y te clavan once pavos por un escabeche fusión (jo jo jo, maldad gratuita).
La titaina sabía a abuela. No físicamente como si hubiera una abuela dentro, en plan…échale más abuela, sino a la que hacía mi abuela al chup-chup, con un punto de salazón y pimiento y piñones ahí atopor. Vintage flavours. La sepia estaba fuera de carta, salió fría, con una salsa mery casera que invitaba al suque, cortada en daditos. Dirás ¿la sepia de tu vida? nol, pero ¿la sepia de cuatro pavos de tu vida? Seguramente sil.

2

Probamos dos cocas, una de verdura y otra de sardina con pimiento y cebolla, frías, masa durita. Igual estas tampoco me cambiaron la vida, pero yo en general no soy muy fan del cocaje. Bueno.
También trajeron unas sardinas ahumadas, que venían sobre tomate rayado, y que propiciaban bastante el montadito. ¿Remember las de la oveja negra?
Luego sacan una fritura de pescado, y mientras la bukkakeo con limón con un sexy movimiento de muñeca, compruebo que ahí hay boquerón, calamar, palayitas y unos dados de lo que finalmente acordamos que era cazón. ¿Es verano si lo pasas sin tomarte una fritura y una cerveza? ¿Si un árbol cae en un bosque y nadie lo escucha hace algún ruido? Según la carta la fritura varía según lo que hay en la lonja, y eso es siempre un tremendo SÍ.
Bueno, y para acabar, tarta de carajillo. Efectivamente cumple lo que promete, sabe a carajillo. Por encima una gelatina y por debajo una textura tipo cheesecake. Imagino que lo de arriba llevará el ron, o el Terry o lo que le pongan y lo de abajo será una tarta de café. Desde luego es autóctono y portuario, yo os invito a innovar y ver si son posibles las tartas de barrejat y de sol y sombra.

3

Bueno, ¿qué pasa pues con la Taska Lareina? Pues que tiene un okey como un contenedor de 40 pies del puerto, de los que mueve con la grúa mi amigo Toty. Me parece un sitio con una propuesta coherente, precios muy honrados y que va a convertirse en un referente del futuro Cabañal hipster 2.0.

3 personas a 46 pavetes, pues a 15 con algo.

Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?