Tanto Monta

C/Poeta Artola 19

963 29 81 06

Chicos, indudablemente los del Tanto Monta han dado con alguna fórmula que funciona, porque está a parir SIEMPRE.
En principio no han descubierto nada, trabajan con 20 montaditos, algunas tostas que salen de cocina y tres o cuatro ensaladas. Aparentemente común, pero ah amigo, a veces hacer bien lo simple requiere su aquel.
Tu entras, y hay un chaval en la barra así cuadradote, que te saluda muy alto y muy contento. Da bastante buen rollo, de esa gente que te apetece apuntarte a spinning con ellos. Tienen la barra a rebosar de montaditos, la chica nos los explicó uno por uno, tú eliges y te los llevan a la mesa.
Las ensaladas y las tostas están escritas en la pared del fondo, nosotros nos pedimos una ensalada de ventresca mientras llegaba el mogollón.
Nos la trajeron con una base de tomate y cebolla cortados muy finos, como con mandolina, la ventresca y unos daditos de pimiento y cebolla por encima. Pues oye, pues bien.

1

Entonces aparece la camarera, haciendo el moonwalk entre la gente, con la bandeja de los montaditos. Había varios que ahora os comento, pero hay uno en particular que me pareció muy la hostia, y cuando quise repetir se había agotado, porque se ve que es el hit. Es el de pollo con salsa de boletus, mozzarella y tomate seco. Ese montadito metería gente hasta en UPyD, normal que lo tengan petado siempre.
Bueno, pues tienen uno de pulpo con patata, unos saquitos de pasta filo de morcilla y manzana y las clásicas mini hamburguesas. Eso okey, normal, funcional.
Luego tienen uno que es una loncha de salmón sobre una montaña de algo que no sé que mierdas es, pero lleva como surimi, no se si txangurro con mayonesa, Patricio Estrella…chico, no se, un gurruño de puta deliciosidad marina.
También tienen unas fajitas de pollo y mozzarella muy chachis, y acabé la ronda con una rodaja de morcilla de arroz sobre pimiento del piquillo y huevo de codorniz. Sencillo, pero no por ello menos efectivo.
Alzando una ceja meditabundo, miro alrededor y compruebo que efectivamente el local está lleno un lunes, con gente esperando para sentarse, eso me anima a pedir un postre para ver si ya rematan.

2

Tapón de chocolate, lo que viene siendo un coulant. Me cago en mi vida, puede que sea uno de los coulants más acojonantes que he probado. Quiero decir…no tiene nada ¿vale? es un coulant, como un bizcocho de chocolate con el centro fundido, pero nano…está realmente bueno. No bueno en plan “ que bueno está este hervido”, más bien en plan “Si le digo a mi mujer que soy piloto, tal vez pueda comprarle una casa a este coulant y formar una familia paralela en otra ciudad con él sin que se entere”. Lo de la nata de spray para mí es que es bastante garrulo, pero ahí no me meto.
Y salimos a 35,80 entre tres, no llega a 12 euros. Los montaditos a 1,70, la ensalada unos 7, todo dentro de la decencia.
Bueno, tal vez sea el montadito de pollo, tal vez el coulant, tal vez la ubicación…no sé qué será pero algo tiene sin duda, hay que darles el okey. Echadle un vistazo y me lo contáis.
Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?