San Telmo

C/ Puerto Rico 14

638 61 18 63

El otro día, salíamos del Debate Absurdo con un hambre innoble y las terrazas de Ruzafa estaban más a tope que Rita en Mogambo a las 4 de la mañana, así que nos sentamos en la primera mesa vacía de sitio desconocido que vimos, y fue San Telmo.
Al parecer, el sitio tiene dos cartas, una más low, con bocatas y platos al centro, y una más high rollo asador.
Pedimos un poco de todo, básicamente carnaza. Dicen que cada vez que alguien entra a un asador, un vegano sube el vídeo de cómo se hace el foie con la oca y el embudo al Facebook, así que moderaos, no seáis cabrones.
Pues de prímer, secreto a la miel con pimientos de padrón, y oye, brutal. Realmente es un plato que no tiene nada, el toquecito de miel y el secreto en su punto, pero nos pareció acojonante a todos. Este es sin duda el plato que hay que pedir en ese sitio. Luego sacaron un timbal de ensalada caprese, y cuando la probé casi lloro…la mozzarella era de búfala :_). También había rodajas de berenjena entre las de tomate, y pesto por encima, todo en tibio. Bien jugado, San Telmo, bien jugado.

1bis

Luego, por sorpresa y a traición, sacaron como un platazo de parrillada, con chorizo, molleja, entraña y no sé qué más, el típico que puedes volver a montar a la vaca como si fuera un puzzle. Lo sirven con chimichurri, y entre toda la carne, había como unos trozos de grasaza pura que debía ser la entraña, y que me han cambiado la vida…los llevaré para siempre en el corazón (literalmente, en forma de tapón en la aorta, pero valdrá la pena porque estaban increíbles).
Vale, luego sacaron las patatas San Telmo, con muslo de pollo troceado y salsa levemente picante. Eso me dio un poco más igual, las patatas no estaban en su mejor momento.

2

¿Qué me cuentas de la hamburguesa? La carne muy buena, sabrosona, yo a lo mejor le hubiera quitado un poco de pan, pero eso ya cada uno, hay gustos para todo, Rossy de Palma tiene un hijo. El otro bocata era de pechuga rebozada en sésamo, ambos con mayonesa, tomate y lechuga.
Para el postre, y tratándose de un sitio con reminiscencias argentinas…¿qué había? Creppe de dulce de leche, bravo. Pedimos eso y un brownie, y os diré que el brownie estaba okey (el helado tal vez peor, con trozos como de hielo) pero el creppe era otra liga. Lo sacaban flameado con ron y azúcar moreno. Tal era su acojonancia que uno de los comensales repitió y se jodió uno él solo, ahí, rozando la épica.

3

El caso es que a veces el jugársela a un sitio desconocido sale bien, y yo, la próxima vez pienso ir, pedirme parrillada y puede que hasta una botella de vino de las del estante de arriba de Mercadona, como si no hubiera un mañana.
Lo dicho, el secreto a la miel y el creppe de dulce de leche.
79,80 entre 5…a 16€, okey sorpresivo.
Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?