Salsavana

C/ Cádiz 27

963 80 31 36

Ir al Salsavana es como darle por el culo a tu dieta con el rabo envuelto en alambre de espinos, pero en guay. Es una taberna cubana que lleva bastante tiempo en Ruzafa. Creo que no han cambiado la carta nunca y bueno, ya tú sabe mi amol, se formó la gosadera. Son básicamente y por reducirlo mucho, varios elementos tipo carne, arroz, frijoles, yuca, tomate…en todas sus combinaciones posibles; arroz con tomate, carne con arroz, frijoles con carne, carne con yuca, etc. Pero nano, algo hay ahí porque de todos los que íbamos, nadie quedó descontento. Salíamos del Debate Absurdo de este mes, buscando un lugar ruzafesco que aún no hubiera subido al blog, cuando nos llamó la atención tremenda sabrosura de cartel. El camarero nos recibió con una bata como de farmacéutico sin nada debajo y varios (cuatro) colgantes de oro así a  pecho bravo, como una fusión de Michael Knight, Dinio y Concha Cuetos en farmacia de guardia. En otro sitio hubiera flipado, pero el Salsavana en el fondo tiene ese punto desenfadado rollo peseta, que dices… venga.

1

Pues ensalada de aguacate y tomate, tostones de plátano, yuca frita y costillas al limón, así para empezar. Lo sacan todo bastante seguido, efecto chino, de tal manera que te encuentras con la mesa llena de cosas y vas picando de todas partes.  Por ejemplo, el rabo de toro encendido me vino muy bien. Es rabo de toro con una salsa picante y chim pum, pero le pones un poquito de arroz de ese oscuro con frijoles y nano, te montas la fiesta tú solo. El arroz se llama “moros y cristianos”, pero hay otro con alubias coloradas que se llama “congri oriental”. La yuca es un tubérculo así como áspero, como una patata sin afeitar con un mal día, que le debe pasta a su ex mujer. Allí la turbofríen, y parece que se queda como con una pasta de churro por fuera, pero en salado, claro. Como lo del plátano frito; es plátano macho, y todo sabe un poco a patata muy frita.

2

Luego sacan la ropa vieja (que es carne desmechada con tomate) y picadillo a la habanera (carne picada con patatas y una salsita de tomate también). Poco a poco ves como los platos se van acabando, y la gente empieza a echarse hacia atrás en las sillas en auténtica actitud post-abuso de hidratos.  Otra cosa que voy a repetir cuando vaya son las costillas, la carne se deshacía, y se percibía el toque de lomón allí a lo lejos. La sirven con yuca hervida.Y bueno, ya para rematar, postre. Pedimos el dulce de maíz, porque bueno, es raro y no lo había oído en ninguna otra parte. Imagínate una especie de semola compactada, con chocolate y nata por encima.

3

Pues eso es.Luego por un tema de educación y de protocolo nos pedimos un par de mojitos, pero eso ya si algún día me arranco con un pabebértelorts os lo detallaré más. 77,10€ entre 6…a unos 13 pavetes.En fin, que el sitio está bien, no te esperes una cocina de la hostia, pero la verdad es que está todo bueno y el precio me pareció espectacular (menos los mojitos, que 5 pavos ese mojito ya tal). Hay que otorgar un okey tropical con sabrosura y son, porque básicamente tú me quieres dejar y yo no quiero sufrir, y en el barrio la cachimba se ha montado la corredera. Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?