Pata Negra

C/Barón de San Petrillo, 3

963 89 09 54

El Pata Negra tiene algo, y es que es acojonantemente bonito por dentro; eso y que el camarero te vacila según le pille el día. Ahora nos adentramos en ambas. Tiene una terraza al fondo, con un árbol en medio, luces de navidad, jaulas con pájaros, el pack completo. ¿Sabes, cuando en una peli americana, alguien se lleva a Jennifer Aniston a cenar a una especie de jardín con luces, y tú piensas…nano, de eso aquí no hay? Pues el Pata es de ese rollo, vale la pena ir una noche sólo por verlo.

1

Lo del camarero ya tal, igual es tu mejor amigo que te suelta “no me agobies que la comida ya sale”, pero bueno, la ruleta de la vida. Mi briconsejo en este lugar es “si pides carne, se dispara el precio”, por lo demás fluye a gusto. Nosotros pedimos dos ensaladas, bonito con tomate seco y jamón con espinacas, ambas okey. Luego el surtido de patés, que trae humus (con dos emes si eres persona de mundo), paté de olivas negras, paté de anchoas y de mejillones, estos dos últimos con atopor de Philadelphia. Un par de revueltos de bacalao, las patatas a lo pobre (más clásicas que un 4-4-2) y la mini fondue de queso con vino blanco, muy bien, bien para sucar, mal para el régimen, servida en un vaso de cortado del siglo XXI, también muy acorde.

2

¿He comentado que las cartas son discos de vinilo? Muy chulos. Ah, y el baño es unisex, perfecto para fans de Ally McBeal. De postre la tarta de horchata (es gelatina de horchata sobre una base dura de fartons), y la choco cheesecake.

3

Éramos 8, 134,50€…a 16,80€ , y pidiendo vino y orujos y café y su puta madre. Hay que ir, este sitio es como una básica de Zara, la tienes ahí y vas gastándola de vez en cuando. También abre a mediodía con menús asequibles, y a veces hay música en vivo.

Goza de amplio aparcamiento.

https://www.facebook.com/patanegra.benimaclet

¿Qué dices, nano?