Pan de azúcar

Sentimientos encontrados con la crepería Pan de Azúcar. Yo antes vivía por Xuquer, solía ir mucho a cenar por allí, y os garantizo que el sitio lleva ahí prácticamente desde que todo era huerta. Es como el Stonehenge de la plaza, todo ha ido contruyéndose a su alrededor. Antiguamente era un local pequeñito con una carta graciosa (por cierto, primer lugar donde probé el Ribeiro de barril), luego hicieron una reforma y duplicó su tamaño, modernizó la decoración y se convirtió en el sueño húmedo de cualquier fan de Tintín. Hay tintines por las paredes, cuadros de Tintín, servilleteros con el coche de Tintín, y perros colgados boca abajo en el techo. ¿Cuáles son los pros y contras de este lugar? Pues mira, por un lado puedes cenar muy a gusto por un precio ridículo y con una calidad más que aceptable. Por otra parte, los platos son bastante típicos, y la cantidad que hay en la carta es abrumadora, en serio, es como la de un chino. Sólo en el apartado de ensaladas (que encontraréis tras el de entrantes, bocadillos, crepes, sandwiches, hamburguesas, la luz, el agua y el gas) hay CATORCE putas ensaladas ¿Estamos locos? ¿Catorce? ¿Las hacéis con hormigonera? Pues esa es un poco la tónica general (General Tónica). Puedes elegir entre miles de cosas, que en ocasiones varían solo en un ingrediente, osea, tienes un crep de pollo, bechamel, queso y cebolla, o bien de pollo, bechamel, queso y jamón serrano.

1

Bueno, nosotros empezamos con el revuelto de habitas con jamón, la ensalada de pollo y las patatas tres salsas.  Las habitas del revuelto son de bote, pero el jamón está especial, y por el precio que tiene, reconozco que es un revuelto excelso, además el pan lo sacan calentito y está de que te cagas. Las patatas son más corrientes, básicamente es una montaña de patatas fritas, estilo brava, con tres cuenquitos al lado llenos de salsa de queso, mostaza y miel y ajoaceite. Correctas. La ensalada, sin ser ninguna locura, me recuerda mogollón a la época en la que salíamos por Xuquer y siempre cenábamos por allí. Lleva pollo, palmito, maíz y salsa rosa, es un poco el sabor del hogar, aunque ya os digo que gastronómicamente no es la hostia.
En este punto de la cena pedimos una botella de Mala Vida…que tienen a 8,50 pavetes. ¡Es el Mala Vida más barato que he encontrado por ahí! Dato que os aporto, queridos fans de pillarla baratamente.
Y bueno, pedimos cuatro creps, misma masa distinto relleno. Uno de pollo, bechamel y cebolla, otro de salmón, mozarella y aguacate, otro más de espinacas con bechamel y creo que el último era de ternera con jamón serrano. Todos bien, todos cumplen lo que prometen, ninguno te va a volar la cabeza pero podrás terminártelos tranquilamente. Es un poco como un sandwich mixto, lo conoces, es barato, es raro que salga mal…funcional.

2

En general, como consejo, los que llevan bechamel llenan mucho, pero no en plan “vaya, estoy llenete”, más bien en plan “me he comido por error cinco barritas de esas de ración de astronauta”, así que no pidáis mucho más.
Bueno, luego surfeamos un par de postres, en este caso el brownie de chocolate blanco y el crep de chocolate, porque, coño, ya que vas a una crepería…
De hecho, y mojándome un poco, creo que el crep está hecho para ser dulce. Lo mismo que el sandwich está hecho para ser salado, e Iker Casillas está hecho para ser calvo, el crep de puta madre es el que lleva algo dulce y embafoso. Puede incluso, que lo mejor de la comida fuera el postre. El brownie está bien, es calentito, tierno y dulce como para convertir en piedra a un diabético si lo mira fijamente, pero la estrella es el crep.
75,50€ entre 5, a unos 15 pavos, habiéndonos hincado dos botellas de vino y unas cañas al principio. Irrisorio.

3

He de decir que entiendo que funcione, aunque el concepto se va un poco de los sitios mas “gastro”, es un local que lleva alimentando a estudiantes y familias de la zona desde hace décadas y yo creo que le quedan más todavía. Puede que no os sorprenda, pero le cogeréis cariño enseguida. Okey moderado para Pan de Azúcar.
Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?