Palao Bistrot

C/ Sueca 40

965 05 75 14

Anoche cené en un sitio que estaba correcto en general, pero que me la sudó bastante. El Palao Bistrot está justo delante de la Meditarránea de Hamburguesas de Ruzafa, en la calle Sueca. Tal vez hay tantos restaurantes en Ruzafa (pero taaaantos) que uno espera que si abren otro, al menos tenga un toque que lo diferencie.
El sitio por dentro es bastante chulo, todo a base de madera, cuadritos que no parecen de Ikea y botellas de vino. Al fondo están la barra y la cocina, y fuera tiene una pequeña pero cuca terraza. Pedimos la carta y unas cañas, y la camarera nos trae además un platito de pizarra con un salchichón muy ganso. Minipunto para ellos.

1

La carta en principio parece un poco corta, pero tienen también sugerencias escritas en una pizarrita (eso sí, todas por encima de los 10 pavos). Muchas de las raciones tienen la opción de convertirse en tapa, y ser más baratas. Pedimos, por ejemplo, el tartar de salmón, que valía 12 pavos pero se nos quedó en 6. Por cierto, me hizo gracia que en la carta, los precios estaban corregidos a boli, como cuando le enseñabas las notas falsificadas a tu padre. Chico, imprímelo otra vez, que es un folio, que no te cuesta nada. También pedimos la ensalada de pulpo y el creppe del día, que en este caso era vegetal. El tartar llevaba limón y calabacín cortado en partículas. Estaba bueno pero 6 pavos me pareció excesivo para tal gurruñito. No llega al nivel del crimen perpetrado en la Comisaría, que está siendo estudiado por Amnistía Internacional, pero bastante canalla también. Era un puñadito.
La ensalada de pulpo llevaba patata al vapor y perejil. El pulpo estaba bien cocido, y la patata también. Es un plato con el que es dificil cagarla, pero no desmerezcamos, está bueno, es sano y asequible.
Se ve que cada semana cambian el relleno del creppe, esta semana les tocaba vegetariano. Estaba relleno de calabacín, judía verde y zanahoria, y lo habían gratinado con un poquito de queso y crema. Bien también, pero igual le faltaba un punch, un flow, un algo. Estaba correcto pero sosín, como el vídeo porno de Paris Hilton, que la tía sale que parece una alfombra de piel de oso, ahí tirada. Uno espera más de la heredera de un imperio hotelero.

2

En esto que llega el Panino Palao, que es un bocata de pechuga de pollo, tomate, salsa césar y lechuga. Creo que si eres fan de los bocatas, este te va a parecer okey. El pan crujiente, media barra, el relleno abundante…es un plato a tener en cuenta. Además, puedo equivocarme pero creo que la salsa era casera, porque sí que tenía un punto a anchoa.
Terminamos el primer round con un solomillo con salsa de setas que estaba fuera de carta y que costaba catorce pavos como catorce soles. Para ser justos, la carne estaba espectacular, en serio, de las mejores que he probado por ahí. El acompañamiento eran las verduras que iban en el creppe y las patatas del pulpo. Yo ahí hubiera invertido un poquito en I+D, porque se les notó el recicle. La salsa correcta sin más. Ahora que repaso la cena, caigo en la cuenta de que todos los platos nos parecieron bien, de hecho, la carne y el bocata estaban por encima de la media ¿Por qué siento entonces que el sitio me dejó frío? ¿Tal vez la carta es muy común? Igual sí, igual la cocina era buena, el producto también, pero los platos eran más clásicos que meter a Johnny Depp en una peli de Tim Burton.

3

Terminamos con un tiramisú, que estaba muy cremoso y muy bueno, y que de hecho rozaba el golden okey. Creo que es un sitio para ir con tus suegros, cocina clásica sin sorpresas. En suma, un okey moderado, efectivo sin voladas de cabeza. 75,50€ entre 4, a 18 y pico, ponle 19.
De todas formas creo que acaban de abrir, pasaos a echar una birra y me decís qué tal, porque supongo que evolucionarán e irán a mejor.
Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?