Nehuen

C/Cristo del Grao 14
960 15 14 40

Checkealo en BSIDE CITY

El otro día, tras un paso testimonial por La Peseta, fuimos a investigar el Nehuen, que es la tasca vegana que está al lado. Ya sabéis que un vegano es la siguiente digievolución de un vegetariano antes de convertirse en uno de los árboles que andan en el Señor de los anillos. En esa misma calle están La Peseta, La FABrica, una hermandad de semana santa con un nombre muy cachondo, y el Nehuen, así que es una calle sin duda para visitar cuando hace solete, porque tanto si te mola la cerveza como flagelarte, hay algo para tí.
El sitio no tiene una carta fija, tiene una pizarra que va cambiando por temporadas e imagino que según se inspire el cocinero, eso sí, todo vegano.
Nos llamó la atención el bokerón en vinagre, las croquetas de lenteja roja y el bocadillo moruno, pero para no quedarnos con hambre, nos permitimos también las habas picantes y el tabouleh de quinoa negra. Las camareras iban bastante ajetreadas aunque el local estaba más o menos a mitad de aforo. Nos traen unas aceitunas que pican la hostia, pero que caen rápidamente porque a mi colega y a mí el picante nos mola bastante. Pero en serio, pican, ojo.

1

Llega el tabouleh, con lo que parecen chips de yuca al lado. Lleva mucho sésamo, verduritas en brunoise, brotes, pipas, tiene bastante rollazo. Es como una ensalada fría de cous cous pero con quinoa.
Las croquetas en cambio no nos terminaron. Se ve que habían hecho una pasta con las lentejas para luego rebozarlas, y el resultado era bastante denso. De sabor bien, pero la textura era para muy fans de la lenteja.
Remontamos de nuevo con el bokerón, que obviamente no es pescado. En este caso eran tiras de berenjena y calabacín que habían sido maceradas con un vinagre, para darle ese vinagror tan característico de los boquerones. Por encima lleva perejil y más sésamo, interesante.
Por cierto, os tengo que contar una movida. Hace unas semanas intentamos entrar a comer en Nehuen, nos sentamos en la terraza, y en esto que entro yo a pedir la pizarrita de la carta, y me veo a un tío haciendo sonidos con un bol delante de la boca y un micro. Realmente no es lo que esperas encontrarte dentro de una tasca, así que me quedo mirándolo, y el tipo que estaba, por lo que sea, junto a un gong gigante sigue con sus sonidos místicos durante varios minutos. Sería algún tipo de ritual o algo, era como un ommmm, pero dicho en el bol, para que reverberara. Me quedé bastante loquer, porque además ese día no hacían comida, habían abierto adrede para que la gente fuera a ver como ese señor hacía omm en un bol. El ser humano es intrigante sometimes.

2

Las habas fueron mi plato favorito. realmente no llevan nada, son habas, que pican infinitamente menos que las aceitunas del principio, pero están muy buenas. Llevan como un caldo espeso, que se nota que han estado cociendo ahí su ratete bueno, y que está muy sabroso. No se echa en falta nada de carne para dar sabor, en serio.
Otra de las cosas que me fascina de este tipo de sitios es que siempre hay algún ingrediente que desconozco. Cuando llega el bocata moruno vemos como lleva dentro, además de las lechugas y la salsa, una especie de trozos de pollo. Evidentemente pollo no puede ser, así que le preguntamos a la camarera y espera que se te tuerza el culo: es una movida que hacen con la telita que se queda sobre la nata de soja. Tú fíjate si hay que darle vueltas. Haces nata con leche de soja, la enfrías para que haga telita, secas esa tela, la enrollas y eso lo pasas por la plancha luego. Yo soy de los que no cierran con dos vueltas porque es demasiada faena, como para ponerme a hacer todo eso.
Bueno, el bocata okey, desde luego sólo por curiosidad hay que probarlo.
De postre pedimos un bizcocho de limón. Pegajosito por arriba, como con una especie de melaza, y bastante jugoso. Al final, con cafés y las dos botellas vino ecológico que nos enchufamos, y que fue lo que subió más el precio, salimos a 62,40 entre 4, a 15,6 euretes.

3

Es un sitio muy barato, en la terraza se está muy a gusto, y no se echa en falta la carne. Yo creo que claramente tiene un okey con ruidos en un bol, y que le echéis un vistazo algún dia tonto.
Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?