Mercat Bar

Joaquín Costa 27

963 74 85 58

Seguramente muchos conoceréis a Quique Dacosta, el hombre que puede dejarte embarazada con la mirada de lo mucho que se mola. Para los que no, os diré que es el único cocinero con tres estrellas Michelin de la Comunidad Valenciana. Por lo visto tiene un restaurante en Denia que se llama el Poblet que hace cosas muy ricas y con mucho humo y lo peta y tal.Bueno, pues Quique Dacosta hizo un hueco en su agenda de molarse y montó un restaurante low cost en Joaquín Costa, en el que está todo la mar de okey, pero que te digo ya que barato, aquello que se dice barato, ya tal.

1

El sitio tiene una barra gigante que te lleva al comedor, y en la que también puedes cenar, hay papel pintado como de azulejos, siluetas de la gárgola esa que está en el Puente del Reino, y luego claro, libros de Quique Dacosta y un vídeo en bucle de Quique Dacosta seduciéndote mientras prepara una gamba.En general todo está bueno, pero hay algunos equilibrios cantidad-precio que patinan. Nosotros pedimos los tacos de atún rojo marinados en salsa de soja y pimienta roja y el ceviche de pez limón para empezar. El atún es una barbaridad, sabrosísimo, explosión de sabores, bukkake de texturas. Viene en un plato tipo huevera, con gotitas de wasabi y lo que parece una especie de vinagreta de soja con naranja o algo así, y es tal su brutalidad, que bien a gusto saltaría a cámara lenta para recibir una bala por él. Gritaría “NOOOOOH” y salvaría a ese puto atún.

2

El ceviche de pez limón no estaba mal, sorprende, porque te lo sirven dentro de un limón, y con un aire de limón, y dices…¡oh, la sofisticación me invade!, pero al abrirlo, el pescado está cortado muy grueso y la cantidad es escasa one more time. Tiene tiritas de limón confitado, sin cebolla ni cilantro a la vista.Bueno, y te cuento lo de las bravas. 7 patatas rebozadas en tempura, sobre una salsa brava con toque barbacoa (casera, eso sí)…8,25 pavos. A más de un euro la patata. Debí sospechar algo cuando uno de los cocineros salió del restaurante, se puso un antifaz negro y esperó al otro con el coche en marcha en la puerta, pero una vez más mi legendaria inocencia me jugó una mala pasada.Los espárragos trigueros correctos, servidos en un cubito, rebozado crujiente, poco aceitosos, la salsa romescu superokey…bien. Cuenta la leyenda que a Dacosta se le ocurrió la receta salvando a unos bebés de un incendio mientras descubría la vacuna del ébola.Y luego está lo de los tacos jugosos de cochinita pibil, vienen dos por ración. Ocho pavos. Muy rellenos y muy jugosos, pero ocho pavos dos, dieciseis pavos cuatro. El cocinero que quedaba salió en ese momento de la cocina cabalgando con un pañuelo sobre la boca y varios sacos con el símbolo del dolar en las manos.

3

Los postres fueron un brownie con untuoso de vainilla y una crema catalana con piel de naranja. Muy golosones y con los precios mucho más asequibles. El brownie esponjoso, con nueces intercaladas y el untuoso de vainilla es una bola de helado cremosín. La crema catalana tenía un helado de caramelo, y un saborcito a naranja y caramelo quemado que era un puntazo.A ver, seamos justos…se come muy bien, hay platos originales, está todo muy bueno, pero no es barato. Entendamos que Quique Dacosta ya hace bastante destruyendo los meteoritos que se acercan a la tierra como para encima cocinar barato, el precio es justo.Os lo recomiendo a nivel comida, pero si no queréis pasaros de los 20 euros hay que ir con más cuidadín que el adiestrador de Cujo.75,9€ entre 4, a 18,9. Okey con moderación.Goza de amplio aparcamiento.

 

¿Qué dices, nano?