La Pizarra

Carrer Vivons, 20

963 81 24 18

Avispados comefueristas, ¿cuál es el espacio urbano más cotizado en Valencia durante el verano? Las terrazas de Ruzafa.
Una terraza media en Ruzafa, como la del Rus o la del Rojo, con suficiente sombra y cerveza fría, pueden facturar tranquilamente cuatro mil millones de euros en una tarde calurosa. Y bueno, en Fallas veas a ver si hay pelotas de encontrar sitio para cenar, pero eso es otro tema.
CHAN CHAAAAAN…La Pizarra, una de las terrazas potentonas de Ruzafa, y más ahora que ponen tapa con las cañas ¿Qué secretos nos esconde?
Pues llegamos, mesa para 5, dos camareros. Ella como muy agradable y muy sonriente, él como más…digamos “disperso”.

1

Pedimos las pipas ibéricas, el timbal de aguacate y las espirales de calabacín.
Las pipas ibéricas, el típico golazo que si te lo hacen en un bar de Madrid se convierte en un clásico y va el rey a comérselas. No son más que trocitos de costilla de cerdo, muy fritos, mucha sal. Punto. El nombre no deja de tener su punto porque te las comes parecido, pillas una, la rosegas, dejas el hueso y pillas otra. Yo creo que son el plato estrella del sitio.
El timbal de aguacate, diría que es una fusilada del que hacen en el Alquimista (pendiente de crítica) pero como no sé cuál vino antes, me callo la p*** boca. Aguacate con pasas, sal gorda y piñones.
Las espirales de calabacín. Sentimientos encontrados. Por una parte dices…oh, sí, llevan mucho curro, y están fresquitos y buenos. Calabacín crudo enrollado con pesto, tomate seco y parmesano, vale, pero…¿9 pavos?
Bueno, segunda tanda, el crujiente de pollo y los pescaditos.
Fritura de pescado, con minigambas, calamares, boquerones y algo rollo puntillita,12 pavetes. Fritura standard, aceptamos barco.

2

El crujiente de pollo, son unas tiritas de pollo rebozadas como en una harina tempurosa, y con una salsa de mayonesa y miel. Tampoco mucho que comentar, coges pollo, sucas pollo, muerdes pollo. Bien.
Entonces le pedimos el postre a Dispersín, pasa un cuarto de hora, entro dentro a pedírselo otra vez, me dice que ya salen, pasan diez minutos más y entonces sale la camarera y dice…¿vais a querer postre? Pokerface definitiva.
De postre, tiramisú y tarta de zanahoria. El tiramisú llego en un vaso de zurito, y mi primera reacción fue…¿esto tiene que saber así? Extrañamente ácido, como si la leche no estuviera buena o algo, no gustó demasiado. Esperábamos más. Edurne en Eurovisión tenía que haber quedado mejor.
Pesentan la tarta de zanahoria montándola con un molde redondo, bizcocho, zanahoria, bizcocho zanahoria. Esta gustó más.

3

¿He comentado ya mi teoría del bingo de los postres? Tengo la sensación de que en todos los restaurantes tienen 6 tipos de postre, tiramisú, tarta de queso, tarta de zanahoria, brownie, creppe de dulce de leche y panna cotta. Molaría que antes de empezar a comer en un sitio nuevo, cada comensal eligiera cuatro, y si acierta los 4 se le invita a comer, o alguna mierda así rollo porra. Empiezo a reivindicar algo más de originalidad en los postres.
En la cuenta pone 79,50 pero el camarero fluctuante se olvidó de cobrar un par de claras o algo así, eran 3 pavetes más. 82,50 entre 5, a 16,5€
Okey para caña con tapa o si pasas por allí y te apetece terraza o dispersión.
Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?