La Oveja Negra

C/Vicente Sancho Tello, 20

963 62 60 36

La Oveja es definitivamente uno de mis sitios favoritos de Valencia, y por lo tanto del mundo y la galaxia conocida.
Javi lleva desde el 95 al frente del restaurante, y es la única persona a la que le mola más su trabajo que a Nacho Vidal, y SIEMPRE tiene varias movidas fuera de carta, todo casero. El local antes estaba en la calle Vinalopó de Xúquer, una calle a la que van a morir las ballenas, y por la que solo pasas si quieres irte al Puig a pie, pero hace un par de años se cambió al lado de los Babel y entonces fue como cuando Compay Segundo se hizo famoso a los 90 años y todo el mundo decía…¿pero esto lo hemos tenido aquí siempre?

1

Bueno, pues nos pedimos una ensalada , jamón al horno y unas tostas de sardina para ir abriendo boca. La ensalada llevaba, atención, patata, bacon, cebolla roja, una salsa tártara suave y maíz (ahí con clase). El jamón al horno (con puré de patatas cremoso y casero), es carnecita asada a tope de okey con pimentoncete y un puré que parece que tengan a tu abuela secuestrada para prepararlo. Las tostas de sardina vienen en pan de barra tostado, y llevan sardina ahumada, romescu y cebolla roja. He de hacer especial hincapié en el Ribeiro de surtidor, lo sirven en una jarrita blanca con unas copitas especiales y tiene un punto entre vino blanco y cava muy interesante, de estos que entran fáciles fresquitos y de repente todo el mundo se vuelve simpático y más atractivo y tú amaneces alistado en la legión con una cabra en la cama. Pedidlo absolutamente.

2

Luego cayeron las setas camperas (con ajo, guindilla y pimentón, no hace falta más), un kraken, que es una sepia particularmente hermosa a la plancha, y el revuelto de morcilla con setas. La morcilla no es normal, es choricera, no es para débiles, pero es como la heroína de las morcillas.
Las albóndigas a la cerveza Guinnes propician una sucabilidad extrema, que desemboca en pedir otra cesta de pan para darlo todo. Típica salsita con zanahoria, cebollita, tomate…eso requiere de tu atención.
Pero estoy dejando la barbaridad para el final, el flan de galleta María está muy bueno (es de esos densos), pero la tarta de chocolate blanco va a cambiar tu vida por completo. Dejaría que me hicieran un tacto rectal con la cuchara de remover el bol, solo porque me entrara algo de esa tarta en el organismo. Es realmente una barbaridad, a veces me imagino corriendo por la playa a cámara lenta hacia esa tarta, y otras me la imagino haciendo un jarrón de barro en un torno, y a mí abrazándola por detrás mientras suena el tema de Ghost.
En fin, la Oveja es como el Will Smith de lo okey, negro y guay.

3

77,10 entre 5…a 15,45€
En serio, es brutal, qué quieres que te diga, ojalá el cielo no fuera azul, ojalá la lluvia no mojase y ojalá no quisiera a mi ex mujer, pero es que es así.
Goza de amplio aparcamiento.

http://www.restaurantelaovejanegra.com/

¿Qué dices, nano?