La Caragola

Mossén Sorell 9

615 992 803

Ayer volví a la escena del crimen, junto al mercado de Mossen Sorell, para pegarle un chequeo al sitio de en frente, La Caragola.
La Caragola es un bar de tapitas de mercado al que solía ir bastante antes de que el Carmen descendiera masivamente en molonidad. Hice slalom entre decenas de cansinos que me preguntaban si tenía sitio donde cenar y si quería descuentos para Bolsería y conseguí, no sin dificultad, llegar a la puerta. No tiene aire acondicionado, pero tiene ventanas abiertas, aconsejo sentarse cerca de una porque dentro hace más calor que alicatando una pirámide.
La carta está en valenciano, y se divide en ensaladas, tapas de mar, tapas de toda la vida, tapas de queso, delicias y montaditos.

1

No es que hagan cocina de innovación, ni que vayas a encontrarte algún sabor exótico que te vuele la cabeza, pero es todo casero. Pedimos por ejemplo, la ensalada de pollo, los calamares y el atún marinado. La ensalada llegó lo primero, y he de decir que se vinieron arriba con el vinagre. Un chorrete guay, pero la ensalada llevaba pollo, lechuga, frutos secos y un aquarama de vinagre, en el que me pareció ver a un diminuto Kevin Costner sobre un catamarán buscando tierra seca.
Pero seamos justos, los calamares estaban rebozados en harina, nada aceitosos y fritos al momento, y el atún marinado tenía un salazón muy agradable, y una textura parecida al jamón serrano tierno. Avanzamos dignamente.

2

Luego pedimos croquetas y albóndigas. Las croquetas salieron en formación, pollo, manzana con morcilla y bacalao, para mí, las ganadoras indiscutibles las de pollo. ¿Y lo que cuesta hoy en día encontrar un sitio donde hagan croquetas guays? Algún día tengo que hacer un especial croquetas o alguna movida así.
En cuanto a las albóndiguers, destacar que son muy casolanes y muy de puta madre, pero las de carne eran canijillas y venían 4. Las de merluza muy bien,con cebollita y gambas. Además no las había probado en ninguna otra parte, son curiosas y con vinito blanco tienen que entrar fáciles.

3

Como nos habíamos quedado cortos, pedimos bravas y clotxinas. Las bravas muy standard, fritas correctamente, pero con salsa de tomate no picante ( o muy poco) y las clotxinas con su caldito de limón valenciano y okey, pero con efecto albóndiga, una clotxina por persona.
De postre pedimos un flan de nata (panna cotta) que venía con dos cosas por encima, chocolate y mermelada de naranja amarga.
83,90 entre 7, a casi 12€
Tiene el okey porque el precio es correcto, y el producto está bien aunque podían darle un ayva a la carta y a las raciones.
A destacar la paciencia de las dueñas, que nos soportaron troleando a los relaciones, venga, un abrazo desde aquí, gracias por este sueño, siempre he deseado llevar estos colores.
Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?