La Botheca

La Botheca es como el Disneylandia de las mozzarellas. Es como una ruta del bakalao de la lactosa de búfala donde un Chimo Bayo reencarnado en cocinero italiano te prepara sabrosas rulis para que degustes en distintos formatos y colores.
Está al final de Conde Altea, donde se junta con Jacinto Benavente. Terraza potente e interior más potente todavía, es grandote y con decoración maderosa y agradable. La carta se compone en un 75% como ya habréis adivinado…de mozzarella o platos derivados. Y por cierto, en la primera página y en grande está escrito que la mozzarella la hacen ellos con leche de nosedonde, que el pan lo traen del horno de sisemás y que la verdura la cultiva Manu Chao en un huerto alternativo de Benimaclet, donde solo riegan con agua de las lágrimas de la gente que compra en Mercadona. Vaya, que todo es muy ecológico y natural. Todo esto, unido a que la carta de vinos es muy asequible, y que la camarera es súper agradable, hace que mis expectativas suban y se me ponga ya morcillona a 35 grados.

Para catarlo un poco todo, pedimos el plato de mozzarellas supremo, que es una exhibición con una mozzarella normal, una ahumada, stracciata, burrata y rotolo. Excepto la ahumada que sabe distinto, las demás son un poco como las canciones de Fito, se suponen distintas pero en realidad son la misma. El rotolo es una mozarella rellena (en este caso de jamón de york, tomate y aceitunas), la stracciata lleva stracciatella y la burrata lleva nata. Una de ellas, creo que la stracciata, viene en un cuenco aparte, con pan para untar, y la textura recuerda mucho a la de un yogur griego con grumos. Cierto que el sabor es de leche de búfala, es más fuerte que el normal, y está bueno, ahora bien, el plato vale 28 pavos. Creo que es un plato interesante si vais…digamos 4 o 5, porque pruebas todo, pero creo que es un desfás si vais dos. Eso no son maneras, son alardes. Queda ahí como aviso.

Las Bruschettas os las podéis saltar. Son tres rebanadas de pan, una con tomate frito y parmesano en polvo, otra con pimientos y olivas, y otro con la mozzarella esta grumosa y tomate cherry. El pan no está muy allá, será de horno pero es de estos que te vienen ya cortado. El plato es muy barato, pero no sé. No me dijo nada. Next.

Podéis ningunear también las ensaladas, o tal vez utilizarlas solo como acompañamiento, o para tirároslas entre los comensales. No tienen rollo como para ser un plato per se. Boles rellenos de lechugas, canónigos y mezclum, y la sustancia a modo de toppings por arriba. Una de parmseano, nueces y vinagre de módena, y otra de tomates y croutons de pan. Digamos que son como un iceberg, hay un 90% de lechugas debajo de la superficie. Les falta chicha.

En cambio, entre los acompañamientos, hay una ración de calabacines fritos con vinagre de módena que están bastante buenos. De hecho es de lo que más triunfó en la cena, fíjate tú que cosas.

De principales pedimos unas pastas y las albóndigas de la nonna. Las albóndigas me indignaron un poco, 11 pavos y vienen tres. Ahora tú dirás…pero serán tres albóndigas como un cojón de King Kong, y estarán muy buenas. Pues nano, ni una cosa ni otra. Las albóndigas son tamaño albóndiga de Ikea, y están súper blandas, posiblemente debido a un exceso de pan rallado. De sabor no están mal del todo pero suspendidas en textura y tamaño. Vienen con patatas fritas (caseras), y el tomate frito con parmesano de la bruschetta. No.

La pasta sí que está rica. Hablamos de unos macarrones con salsa de tomate y berenjena y una nuez arriba. Como siempre, se supone que es pasta BIO, de harina chachi piruli. La salsa estaba buena, aunque creo que no pedimos la mejor, había otras que seguro nos hubieran gustado más. Culpa nuestra.
Reconozco que pidiendo nos vinimos arriba en banderillas, porque llegamos hasta cuatro postres. Tres de ellos eran tarritos de estos con cierre hermético,y el cuarto un fuet de chocolate. El fuet, al margen de lo gracioso, que lo sirven con madera y cuchillo y tal, es chocolate con frutos secos. El rollete radica en la presentación.

Los tres tarritos eran de tiramisú, de pannacotta y de una movida crujiente con manzana. Desgraciadamente no puedo detallaros más porque yo estaba petadito y apenas probé una cucharada. Pero doy fe de que estaban buenos porque había un colega que parecía que cada cucharada llevara metadona. Ansia auténtica.

Bueno, 138,50€ entre 7…por los putos pelos amigo, un cortado más y llegamos a los 20.

Qué quieres que te diga…la mozzarella bien, la pasta correcta, las ensaladas beh, las albóndigas ñeh, y las bruschettas fru. Puede ser que pidiéramos mal…a lo mejor una carne y una pasta, con alguna mozzarella para probar…el caso es que no nos fuimos enamorados. Creo que es para fans muy fans del queso, pero en nuestro caso se quedó en esa tibieza que está entre el okey moderado y el okey si pasas por allí.

Goza de amplio aparcamiento.
http://www.labotheca.com/

¿Qué dices, nano?