Kaña Makan

C/ Explorador Andrés 24

C/ Sueca 61  Tlf. 960 15 07 96

Checkealo en BSIDE CITY

Bueno, pues os hago el spoiler ya, el Makan es muy okey.
Hace varios años, una amiga me habló del bocata de carne picada que hacían, creo recordar que abrían por las mañanas y ella se lo clavaba volviendo de fiesta, para reponer aminoácidos. Hoy ya abre todos los días por la tarde, y hay uno en el Cedro y otro en Ruzafa. En ciertos aspectos me recuerda a la Finestra, tiene un poco ese rollo, muy barato, se come a gustete, hay dos exactamente iguales…
He de reconocer que cuando lo descubrí, lo reventé, iba un par de veces por semana tranquilamente. Aún así, a día de hoy no he conseguido aprenderme el nombre de los montaditos, porque suenan a ata la jaca a la estaca. Nada más entrar, el olor a especias te pega un hostiazo étnico en la cara.

1

La carta (se divide en montaditos, ensaladas y bocatas) es un trozo de papel que te llevas a la mesa, y en el que marcas lo que quieres; luego lo entregas en la barra y si no te toca el camarero de los domingos, que sonríe menos que una cara de Bélmez, todo ira guay.
Nosotros pedimos un surtidazo de montaditos, un bocata y una ensalada para cuatro. Truco: el montadito picante es una barbaridad, creo que hasta han tenido que suavizarlo, porque el primero que tuvieron, lo usaban los atracadores de bancos para fundir la cerradura de las cajas fuertes. Aún así pica del copón, y yo lo que hago es pedírmelo y dejarlo aparte hasta que llegan los bocatas; entonces abro el pan y le pego una pintadita.
Bueno, que me enrollo, como los nombres son impronunciables, os lo cuento.
Montadito de verduras (hojaldre con espinacas, acelgas y limón), mini hamburguesa, falafel (albondiguilla como de pasta de garbanzo con tomate y hierbabuena) el de pollo espaciado, la tortilla, el humus y el baba ganug. Todo bien, sólo explicaros que el falafel normalmente está bueno, pero ese día estaba más seco que un cubata de serrín, y que la tortilla la hacen al horno y con verduritas.
Ah, y el baba ganug es como un paté de berenjena, por si alguien es de la generación que aún dice “conjunto de música” y “quedamos en la plaza del Caudillo”.

2

Normalmente a todo le ponen o tomate o lechuga o mayonesa, y el pan está siempre crujiente.
Luego pedimos la ensalada de cous cous, que lleva sémola de trigo integral, hierbabuena, tomate y limón, es una de esas cosas sencillas pero con estilo.
Los bocadillos pueden pedirse con pan de pita o con pan rústico, el que nosotros pedimos llevaba un tipo de carne picada especiada armenia que hacen ellos (¿qué os voy a contar de Armenia que no sepáis ya?), con queso, mayonesa, lechuga y tomate (y mi pintadita de picante). La carne tiene ese rollo árabe, la ponen en un par de bocatas y un par de montaditos, es como el Big Mac del Makan.
Y de postre, tienen unos mini boles, formato trufa, de chocolate blanco, chocolate negro, tarta de queso y nidito de hojaldre con miel y pistacho. Son tres cucharadas. También tienen licor de bellota, para los más osados.

3

A ver, el precio suele ser una broma, nosotros salimos a 37 pavos entre 4.
El vino de la casa es superfuncional, a mí me flipa cuando es invierno, hace menos 40 grados Farenheit en el exterior, y estoy dentro calentito, comiéndome un bocata picante con una copa de vino.
No sé si aparecerá en algún anuario gastronómico alguna vez, pero yo le tengo cariño a ese lugar, maldita sea.
Tsunami de okey, étnico y económico.
Goza de amplio aparcamiento.

kanamakan.com

¿Qué dices, nano?