IO

Carrer de Dalt, 30

963 15 52 26

La primera vez que entré en el IO pensé que así es como debía ser por dentro la cabeza de Amaia Montero. El sitio es todo blanco y rosa, con jaulas de pájaros y exposiciones cambiantes por las paredes, pero en serio…muy blanco y muy rosa. Es un restaurante superfuncional, por ejemplo para llevar a alguien en una primera cita, no lo es sin embargo, para una reunión de moteros tipo Sons of anarchy. La cosa chula es que siempre tienen platos fuera de carta, por lo menos tres o cuatro, y un par de postres. Ahora desgloso.

1

El otro día pedimos el hummus de habas (de la carta) y las croquetas de pollo y los nachos (de fuera de la carta). El humus es curioso, es diferente, viene con virutitas de jamón y unos brotes de soja por encima. Las croquetas (ricas también, notábase el pollo en abundancia) venían con una mayonesa de hierbas, gracias a la cual el meconio de mis nietos sabrá a tomillo, pero en plan okey. Los nachos venían con guacamole casero, trozos de aguacate machacadito, y una salsa de quesos aparte.

2

Luego, el pollo thai (carta) y las costillas a la miel (no carta). El pollo thai es un hit, lleva leche de coco, curry, y todas las movidas asiáticas que un pollo puede desear. Además ración abundante, si vais dos, con eso y una entrada ya es bien (esta vez les quedó pelín seco, para hacer honor a la verdad, pero normalmente está tierno). Las costillas a la miel eran el hit del hermano negro del IO, La Mari y sus tacones, que estaba justo al lado. Cerró el verano pasado, una pena porque eran un tándem guay, como Michael y Germaine.

3

Bueno, y el postre era un sorbete de frambuesa y vodka, servido con una turbo oblea tamaño escudo del Capitán América, chocapics y smacks…chachi. Una de las comensales asegura que ese sorbete la dejó embarazada.

Al final invitan a chupito y las camareras son bastante majas. 67,70€ entre 4, pues no llega a 17€

Si tienes una primera cita con un motero de Sons of anarchy, siempre puedes pedir terraza.

Goza de amplio aparcamiento.

www.iorestaurante.com

¿Qué dices, nano?