Goya Galley Restaurant

C/ Borriana 3

963 04 18 35

He de confesaros que si no me lo hubieran recomendado dos personas distintas, de criterio fiable, jamás habría entrado en el Goya. Aparentemente es un restaurante que se sale de lo fino, es el clásico restaurante en el que le piden matrimonio a una de las de Sexo en Nueva York, y además está en Antiguo Reino (Avenida José Antonio para mi abuela). Te asomas por la ventana y solo ves mantecados, candelabros, y cosas caras que tendrás que pagar si rompes, con lo que de entrada tira para atrás. Además, le han puesto el cachondo nombre de Galley Restaurant, que entiendo que será porque exponen cuadros. Podía ser peor, podía ser “Gastrogallery”. Poner “gastro” delante de cualquier mierda empieza a ser el nuevo poner “arte” detrás del nombre de tu tienda. Bueno, total, que entramos y muy fino todo, muy a tope. El camarero nos explica lo que tienen fuera de carta, y mientras colocamos las almidonadas servilletas sobre nuestras rodillas, echamos un vistazo a la carta.

image

Decidimos pedir la alcachofa confitada, la sepia con mahonesa y unas albóndigas de bacalao. Empezamos con unas cervezas, y al momento, aparecen las alcachofas. Una por plato, confitadas en aceite y con una salsa al lado de tomate natural y jamón, con ajito. Muy tiernas, muy ricas, tal vez con ese puntito al fondo de limón que a mí me da mucho por saco, pero en general muy buenas. Chicos, he oído que si metes las alcachofas en agua con perejil, funciona igual para que no se hagan negras y no queda sabor. Ahí lo dejo. La sepia con mahonesa estaba también bien, pero era sepia con mahonesa, tampoco me descubrió ninguna galaxia de sabores desconocidos. Las albóndigas sin embargo sí que me llamaron la atención. Además, el outsider de la mesa se pidió una croqueta de pularda y la trajeron como en un mini corral con pan rayado en la base en plan serrín, muy currado y muy efectivo, me molan esos detalles. Las albóndigas muy generosas de tamaño y realmente buenas. Muy okey. Después de la alcachofa, nos cambiaron a todos los platos y los cubiertos. En ese momento deseché la idea de ir al baño por miedo a que apareciera un camarero con guantes de látex para sacudirme las últimas gotitas. Uno nunca sabe dónde acaba la cortesía en estos lugares. Fabulouse.

image

Luego pedimos el homenaje al bocata del Goya y los canelones. ¿Qué lleva a un bar a homenajearse a sí mismo? Tienes que tener claro que eres muy guay para autohomenajearte en tu carta, es como darte like a una foto tuya del Face. Por lo visto el Goya era un bar de los de toda la vida, que hacía un bocata (parece ser que una brascada) como muy mítico, y ahora que han reformado y lo han hecho cuqui, pues quieren mantener un poco eso, pero encajándolo con la carta. Hablamos de una mini pataleta con jamón, cebollita y roast beef. Os comento que el sitio tiene un montón de cosas en raciones pequeñas o individuales, lo que lo hace muy chachi para poder probar un montón de platos diferentes en una sola comida.

Bien por Goya.

El canelón me pareció el plato estrella, es de pollo y lo sirven con una salsa muy espesa de boletos y unos brotecitos por encima. Cunde bastante, es tamaño flautón y para dos ya va bien. El relleno tiene bastante carne y poca bechamel, como molan los canelones.De postre probamos la tarta de queso. Muy buena pero para mi gusto demiasiado dulce, no obstante, otro de los comensales se la comió como si llevara un mes en la isla de los famosos a base de escalopes de arena con palos.

image

Las presentaciones muy cuidadas todas. El sitio es un point, aunque tal vez demasiado fino en apariencia, se puede cenar a un precio asequible, o pagando más que la hostia, según te apetezca, rollo Casa Montaña. Eso sí, no iría a cenar con unos colegas en plan despedida, iría más bien con alguien que se llamara Cayetana, Piluca, o cualquiera de esas personas horribles que siguen llamándose con su mote de cuando eran pequeños. Ah, cobran el pan, atentos a eso. 75,10 entre 4, a 19 euretes por cabeza.

Mola más de lo que parece. Okey con monóculo.

Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?