ESPECIAL BRAVAS

Avispados comefueristas, ha llegado el momento de dedicar un especial completamente underground a una de las tapas más vacilonas y gansas de la gastronomía patria. ¿No os pasa a veces, como valencianos de pro, que viene algún colega vuestro de fuera, de los del Erasmus o algo, y no sabéis dónde llevarle a que cate las cosas típicas? Antiguamente sí, el tema era más automático, era casi una asociación de palabras, en plan…rey-campechano, depende-de qué depende, horchata-Daniel y paella-Pepica, pero luego ya se sabe, empezaron a clavar y nos quedamos con un doloroso vacío que cada uno llenaba a su manera. Bueno, pues tenéis que saber a dónde llevar a vuestros colegas extranjeros, porque seguramente esa gente os ha sujetado el pelo cuando vomitábais por algún lugar de Europa y por ello se merecen lo mejor.
¿Hay algo mejor que unas bravas bien hechas? La patata es junto con el café una de las materias primas más baratas y aprovechables del mundo. Todavía hay terroristas que cobran las bravas congeladas a siete pavos y pico, cuando por ese dinero te llenas el maletero del coche de sacos de patatas que no lo puedes ni cerrar. Bueno, si googleamos un poco siempre aparecen los mismos sitios, la barra del Rausell, Casa Ricardo, vale, pero esos ya están controlados.
Yo os propongo sitios alternativos, con bravas alternativas y a descubrir.

1

Bar & Kitchen (Mercado de Tapinería):
Mientras que el mercado en sí es un gatillazo, casi como el Espai Campanar,  este bar tiene unas de las bravas mas acojonantes que puedes probar en la ciudad. Tienen un rollo Jamie Oliver, a veces las sirven en una bandeja como de horno, a veces sobre una tabla de madera, y con ramitas de romero por encima.
Llevan boniato, ajoaceite, una salsa de tomate picantona y las patatas están cortadas en gajos y conservan la piel. También llevan como una pintadita de salsa verde, entiendo que una especie de mery. 6 Pavetes la última vez que fui.

https://www.facebook.com/barkitchen

Taberna el Olivo
Ellos las llaman “papas colorás”, pero si hay patata frita y pica, a mí me cabe como brava. Llevan una salsa de tomate y pimentón, casera como ver saber y ganar después de comer con los pies en un brasero. Vienen en gajos, son distintas, casan bien con una cervecita, que además allí tienen Turia…5 Pavetes frescos.

http://www.tabernaelolivo.com/

2

Rayuela
Estas patatas tienen rollazo, fritas pero nada aceitosas, cortadas en pequeñito y crujientes. Llevan ajoaceite vegano (que como todos sabéis es un ajoaceite que ha crecido libre por el monte, jugando con otros ajoaceites) y una salsa que ahí al fondo tiene un punto de pimiento rojo. También las fríen con piel, y llevan cebollinito por encima. Hablamos de 4,80€

http://www.rayuelarestaurante.es/index.html

Goya
El bar con peor rima de la ciudad cerró hace unos años, para reabrir convertido, cual fénix, en un sitio maduro friendly en el que podrías encontrarte tranquilamente a Bertín Osborne. De hecho ya no es bar, ahora es Gallery. Se supone que el sitio tiene una oferta como más económica, pero ya tal. Eso sí, las bravas son considerables, son de esas hechas a dos tempos, ahora hiervo, ahora frío, y con una salsa que ni es ajoaceite ni es brava, es una unisalsa rosa picantilla la mar de okey.
Precio…se me pasó apuntarlo…no se…¿siete?

http://goyagalleryrestaurant.com/

BONUS: Bravas cerdas
Todos tenemos uno o más bares de fritanga canalla en nuestro corazón. Yo personalmente guardo un rincón especial para los bocaillos (sin D) de bravas del bar Gonzalo (antiguo Los Yayos). Pero si he de elegir, las bravas que me he jodido con énfasis más auténtico son las de los Malagueños. Fritas y pimentonosas, servidas por el camarero que derrapa, creo que están a 4 pavos o cosa así. Cierto que no son finas y que llevan como una cucharada de algo blanco que ha salido de un bote, pero son como una primera novia fea a la que recuerdas con cariño. Viva y bravo por esas bravas.

Bueno chatos, pues ya lo sabéis, esta ciudad está llena de alternativas chachis, bravalmente hablando.
Todas gozan de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?