Entre pans

C/ Cádiz 65

627 25 40 10

Amigos de lo vegetariano friendly, estáis de suerte.
La otra noche andábamos buscando un sitio cenable por Ruzafa, cosa complicada un lunes, y pateando por la calle Cádiz hacia centelles pasamos por la chachi y luminosa puerta del Entre pans. Tal vez hayáis deducido por el nombre que es una bocatería, si en Perfum arte venden perfumes, en Entre pans harán bocatas, hay poco que intuir.
Yo recordaba haber ido hace mucho tiempo, pero también es verdad que fui un sábado, estaba petado y pasaron de mi culo bastante, en cambio el otro día me llevé una grata sorpresa.
La decoración es muy cálida, con su maderita y sus botes de especias (por que se ve que antes era una herboristería o algo así, ese debe ser el germen del rollo vegetariano).
El caso es que nos traen la carta, que se divide en entrantes (mayormanete patés vegetales), tapas, montaditos, ensaladas y bocatas, molt de barri. ¿Dónde empieza lo curioso? Depende el nivel de jedi que tengas en el vegetarianismo tienes tu sección, hay bocatas con carne, vegetarianos, ovo lácteo vegetarianos y veganos. Obviamente están preparando un apartado para turbo veganos en el que te enseñan fotos de verduras plantadas mientras lames una piedra de sal. Adoro a esos cabronzuelos.

1

Bien, ¿qué pedimos? Pedimos el paté de berenjena, el ajo arriero, la ensalada alcalina y el falafel a la plancha con pan libanés.
El paté de berenjena y el ajo arriero correctos, aunque para mi gusto al paté le faltaba sal, estaba pelín soso. Mónica insiste en que el ajo arriero de su madre está mejor, por desgracia su madre no cocinaba esa noche, y al resto nos pareció funcional. ¿Dónde arrasaron mi impresionable paladar? Con la ensalada alcalina. hasta este momento de mi vida, siempre que había necesitado sentirme alcalino me había bastado con introducirme un par de Duracells por el recto, pero esta ensalada, con productos variables según la temporada, llamó poderosamente mi atención, De hecho, no tiene un golden okey porque al variar ingredientes según el día, a lo mejor la que probáis vosotros no es la que probé yo, pero a mi me flipó bastante. Llevaba pasas, pimiento, espinacas, piñones, nueces, rábano, calabacín, cebolla y algo tipo mango, que en armónico perreo, se complementaban sexymente bañadas en un punto fetén de aliño y sal. Llamativa, de veras.
Lo del falafel, bueno, pues imaginate una fajita de falafel, con a topor de pepino y una salsita imagino que de yogur o algo así, pasado por la plancha. Estaba bueno, el falafel un poco escaso para lo que había de mezcla, se perdía en los interiores del pan.

2

A todo esto, Manu Chao a toda hostia de fondo, próxima estasión esperansa, clinggg…
No ha vuelto a hacer nada Manu Chao ¿no? tendré que googlear.
Pedimos tres bocatas para 5 que éramos. Una hamburguesa turbo vegana de algas, una tortilla de perejil que a mí me flipó bastante, y luego otro bastante olvidable con aguacate y nosequé. El olvidable se olvidó, la hamburguesa me resultó interesante porque al final es un sabor que no conoces, una textura distinta. No sabe a mar, no sabe a verdura, tiene un poco el rollo este de las cosas vegetarianas tipo tofu que saben un poco a nada, un poco a legumbre, bueno, bastante aceptable. Lo que me llamó más la atención fue la tortilla de perejil, porque de entrada no es la típica cosa que tortilleas. El perejil es esa hierba que te regalan en la pescadería, es así nano, regalada, veas a ver si te regalan albahaca en algún lado, hasta las gitanas cobran por el romero. Bueno, sabor interesante también, experiencia nueva. todos los bocatas venían con unas patatas muy crujientes tipo entre panadera y papa de bolsa. Creo que son compradas, pero no podría asegurarlo, están bien sea como sea.

3

De postre probamos la tarta de calabaza y una especie de flan cremoso de chocolate con chufa.
Algo dentro de mí esperaba encontrar sabor de horchata en el chocolate, pero no, realmente sabe solo a chocolate, y bastante puro, del negro, texturita natillosa. El pastel de calabaza correcto.
62,25 entre 5, a 12,24 miserables euros, con su botella de vino blanco y sus cervezas y sus movidas. Ye, la relación calidad precio muy superada, no deja de ser una bocatería pero me da buen rollito. Bocados que me llamaron la atención y ambiente muy chachi, yo creo que eso es un pedazo de okey a lo Manu Chao, ¿no? Me mola el Entre pans, me molas tú.
Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?