El Rus

C/ Sueca 35

963 41 15 48

Checkealo en BSIDE CITY

Anoche atacamos una de las terrazas más míticas de Ruzafa. Una que está abierta hasta en invierno, y en la que pillar sitio un fin de semana es más complicado que darse de baja en Infojobs. Seguramente sabréis que me refiero al Rus.
El Rus lleva abierto desde que existe Ruzafa, hay grabados mozárabes que así lo confirman. Posiblemente si echáis un vistazo por internet, encontréis muchas quejas del servicio, seguramente debidas a que hay veces que hasta triplican los servicios de cena y los camareros deben acabar hasta el ojete de los bocatas, de nosotros y de la madre que nos parió.

1

Bueno, el caso es que esta vez había poca gente porque era pronto, nos sentamos dentro y pedimos una ensalada, un par de tapitas y unos bocatas.
Llega primero el paté de ensaladilla que no tiene nada de paté, es una ensaladilla rusa normal, buena, pero de la de bar de toda la vida. Luego llega la ensalada, con nueces, salsa de yogur y zanahoria. La lechuga de bolsa, de la que ponen en el fondo de los otros platos para decorar.  Una ensalada con menos arte que Stephen Hawking bailando el aserejé, y que uno de los comensales definió repetidamente como “alfalfa”. De momento vamos malamente.
Llega la primera de las tapas estrella. Cualquier persona que haya ido al Rus en esta vida, conoce los pinchitos de gamba con bacon y salsa tártara.  Son gambazas envueltas en bacon y atravesadas por un palillo, pasadas por la plancha. He de reconocer que estaban bastante ricas, posiblemente lo mejor de la cena, pero también entiendo que por la materia prima, porque el plato en si no tiene mucho.

2

Para cada bocadillo puede elegirse  el tipo de pan. Hay normal, integral, de centeno, de cebolla…mucha variedad. Además, en la carta hay un huevo de combinaciones con ingredientes que no sueles encontrar en las bocaterías comunes, tipo revuelto de berenjena, bacalao o atún ahumado, crema de roquefort y esas cosas. Nosotros pedimos uno de atún ahumado con paté de oliva negra, piñones, tomate y orégano. También cayeron uno de lomo con queso más clásico que el fin de año de Martes y 13, y otro de jamón con revuelto, queso y tomate. Bueno, pues no estaban mal, pero ¿y bien?

Hay que tener en cuenta que a la cena vino una de esas personas de “comer especial”. Todos tenemos un amigo así, de esos que dicen “A mí la cebolla (o lo que sea) no me gusta” y luego se la ponen en una quiche o en algún sitio que no se ve, y se ponen hasta arriba de cebolla. A esa gente hay que tratarla como si fueran normales e intentar integrarlos en la sociedad. Total, que pedimos postre y nos sacan un flan de chocolate blanco con galleta Oreo. La verdad que muy bien, yo me esperaba la galleta en plan crujiente y no señor, está flanificada. Es un flan de dos chocolates. Lo de la nata de bote ya tal, pero el flan cojonuten.

3

Bueno, pues cervezas y vino por copas…¿a cuánto dices? Pues nano, 65,65 entre 4, a 16,4€. Que digo yo, tres tapas, tres bocatas y un postre 16 pavos y pico, ¿no es igual un poco up the parra? Las gambas casi 11, los bocatas a 6, y vas sumando y sí, al final da, pero la sensación es de guau.
No sé, sinceramente no me imagino a nadie de Campanar diciendo “Eh, vamos a cruzar la puta ciudad para ir al Rus”. Es un sitio circunstancial. El okey se lo tengo que dar porque entra en los parámetros, pero vamos, es un okey dejao caer.
Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?