El Garatge (revisited)

Bueno, a lo mejor peco de partidista o algo, pero es que a mí, El Garatge me parece la puta polla.
Este año quería hacer la revisión de algunos de los okey más okeys para ver si siguen okeyando, y he decidido empezar con este. ¿Por qué? Pues porque creo que es la carta que más ha cambiado, y porque me pilla cerca.
Al principio era un lugar donde hacían sobre todo pollos, y luego alguna cosita así flish flaish, como para redondear. Ahora los pollos han desaparecido por completo y hacen otro tipo de cocina. Siempre tienen alguna movida fuera de carta, y empieza a destacar mucho cierto toque asiático fusión en los platos. Normalmente, el tridente ofensivo son Vicent y Nanai en la cocina, y Javi fuera. A todos les mola mucho el rock, y eso es sinónimo de buena gente y amor a la comunidad.

1

Empezamos con una ronda de croquetas de puchero. Yo antiguamente era más fan de las de pollo kiev, pero he de reconocer que estas se han ganado un hueco en mi aorta. Saben a las que hace tu abuela cuando se levanta a las seis y llama “mari” a la chica de la carnicería. De hecho son las croquetas que aparecen en la cabecera del blog.
Luego pedimos algo que antes no estaba, el tartar de atún. Montado en redondo, con aguacate por bajo, una pintada de mahonesa de wasabi y brotes por encima. Ya os comenté que empiezo a tener un problema con que en todas partes tengan tartares de atún, pero este mola bastante. El atún no es de esos que sabe a pescado fuerte, es más un punto marino fresquito.
Y espérate, que ahora viene cuando la matan. El pulpo a la brasa.

2

El tema es que no hay brasa, Vicent le pega fuego en la sartén, así que a lo largo de la noche ves salir diez o doce llamaradas en la cocina, y sientes como peligran las cejas de los presentes. El pulpo es el mejor pulpo que te vas a comer en tu puta vida, eso es así. Lleva un toquecito de salsa romescu, y láminas de patata (que parece estar hervida), sal gorda, y creo que nada más, pero es que no hace falta nada más. Si vas y no te lo pides, eres un loser.
¿Y la jumba? ¿Qué me cuentas de la jumba? Pues es una carrillera ibérica guisada al estilo asiático (es que Nanai creo que es vietnamita, y está metiendo mano en los platos). Tiene un punto como a anís estrellado, y creo que también piña, pero no es un plato dulce para nada. El sabor es más bien como a guiso de carne de estos con fondo, denso, bueno que tú tengas, del que se te quedan los labios pegados. Lleva unas patatitas paja caseras al lado, para acompañar. Me lo tiro.
Rematamos con unas brochetas, que es uno de los platos que tienen desde el principio. Pedimos la de pollo con salsa de cacahuete y la de ternera marinada. La de pollo, estando buena es más común, porque al final es pollo, y cacahuete y son dos sabores que conoces, pero la de ternera a mí me vuela la cabeza. Está marinada con no sé qué hostias, en la carta pone mirin (vino de arroz) y se queda oscura y con un sabor muy intenso.
Me quedé con ganas de probar un plato de oreja que tienen nuevo, pero no pasa nada, otro día.

3

Bueno, quietos ahí que aún no os he hecho bastante agua el culo. Tarta de queso de postre. ¿Una tarta normal? ¿Galleta picada y Philadelphia dulce por encima, con mermelada de arándanos? A la mierda con eso, es otro concepto. La tarta la sirven calentita, sabe a mantequilla, tiene como un inexplicable punto a croissant, y la parte de arriba tiene casi textura de quiche. Los arándanos vienen al lado en una cucharita, como para no pervertir ni contaminar tamaña brutalidad.
Se me ve el plumero, pero no puedo negar que este es uno de mis sitios favoritos of de güorld. 66,50 entre 4, a 16 y medio.  Un a tope de okey como el culo de la Kardashian. Un sábado al mes hacen el día del mejillón, y ponen mejillones con cada tapa, además esos días suele haber conciertos.

Por cierto…¿sabéis lo que le pasó a la chica que llegó tarde al bukkake?

Que se lo echaron en cara.

Id al Garatge, malandrines.
Goza de amplio aparcamiento

¿Qué dices, nano?