El Clavo

Xics, resulta que han abierto un sitio nuevo al lado de La Peseta. Misma calle, tienes por orden la hermandad de la flagelación, Nehuen, Fábrica, Peseta y ahora El Clavo. ¿Y qué onda lleva El Clavo? te preguntarás. Pues para eso estamos aquí, nano.

Antigua ferretería. Van y abren un bar pero manteniendo parte de la decoración, como los cajetines de clavos y tuercas y esas movidas. De la carta olvídate, no la tienen escrita pero los platos te los canta el camarero. A nosotros nos tocó uno un poco ful que se parecía a Chris Isaak y que se olvidó de contarnos la mitad de platos (y que nos dijo que una mesa estaba reservada cuando no lo estaba, se la sudaba todo un poco la verdad) pero logramos salir adelante. La comida es muy casera, muy rica. He ido un par de veces y en la barra tienen siempre puesta una paellera gigante con arroz, cada vez uno distinto. El otro día tenían uno puesto con putos huevos fritos por encima, nano. Es la típica cerdada que tú nunca harías pero que dices…hostias, lo quiero probar con toda mi alma.

Centrémonos. Llegas, te pides un vermut en vaso de tubo, porque es fin de semana y hace sol, clavas el codo en la barra y preguntas a ver qué tienen. Seguramente te sonará a bar de toda la vida, y quizás en parte lo sea, pero vamos a ir ahondando. Rabo de toro, tellinas, calamar de playa, tomate valenciano, allipebre, patatas a lo pobre, montadito de sardina ahumada, tengo gambas tengo chopitos tengo croquetas tengo jamón.

Nosotros pedimos un consistente megamix, que empezaba con el tomate valenciano. Pues bueno, nos traen un tomate que parecía un bolardo de tráfico, con un cachito de caballa por encima a modo de montera, y una auténtica rave de encurtidos por alrededor. Cebolla tierna, pepinillos, olivas, cebolleta en vinagre, piparra y su puta madre encurtida, todo dejado caer por ahí con alegría.
Luego unas albóndigas, venían cuatro con guisantes, zanahoria y patatas. Mi legendario autocontrol para no pedir pan se vino un poco abajo, y hubo una grieta en la presa. Tuve que hacer un movimiento sensual muñeca/codo a lo egipcio y pegué una sucada a la salsa que casi mato a Chris Isaak por onda expansiva. Grandes las albóndigas.

Las tellinas tenían arena, pero bueno, también un poco culpa de la tellina. No voy a darles mucha bola. Sí que le voy a dar bola a las patatas a lo pobre con foie y un huevazo por arriba. A ver, es muy guarro, es realmente guarro y cerdo y chorreante, pero sabes que la simple mención de esas tres cosas juntas ya hace salivar. El foie viene en taquitos, y se disuelve entre las patatas. A mí me molaría que supiera más fuerte, que se notara más, pero entiendo que no es una cosa para todos los públicos. En fin. Luego tienen que quitarte el colesterol de la aorta como cuando Stallone volaba el túnel en Daylight, pero nano, ya que te quiten lo bailao. 8 pavetes valen.
A título personal me pedí una tostita de sardina ahumada con tomate, que viene también con un tomatito seco por encima. Puta delicia, el pan era del día y estaba muy gansa.

A todo esto el local se iba llenando como cuando va a empezar la mascletá, así que pedimos cafés y postre. Os comento que cayeron una tarta de manzana y un plátano, que rebozan en pasta filo, y sirven con chocolate y helado. A mí el plátano me da potera, pero el chaval que se lo pidió ponía cara de que le estuvieran abriendo el culo con popper. Por lo visto es algo a tener en cuenta si eres fan del plátano.

Ya he ido en un par de ocasiones y he probado otras movidas. Los calamarcitos de playa están ssspectaculares, y el rabo de toro también, pero la salsa muy líquida para mi gusto, es más caldo que salsa de esta trabadita y espesada a horas de fuego lento.
Eso sí, se está haciendo popular, y a no ser que tengas suerte y reserves, comer sentado es más difícil que hacerse un cocido con la Nespresso. Yo aconsejo reservar, o abrirse sitio con los codos hasta la barra. Hay que darle un okey particular de los altos. 

Goza de amplio aparcamiento

0 Comentarios

  • Jorge

    Yeeeee, nano, pero qué pasa aquí?

    Ya no cuentas ni precios de los platos, ni cuánto costó todo, ni si has probado algún vino bueno. Pero qué manera de escribir es ésta?

    Cada vez escribes más palabrotas y das menos información, ostia ya!

    Jajajaja… buena crítica. Por cierto, un poco injusta la que escribiste sobre el Voltereta..si comiste de puta madre qué importa lo demás?

    Saludos!

¿Qué dices, nano?