Come y Calla

Poeta Antonino Chocomeli 1

962 05 65 17

Lo reconozco, Campanar me da una pereza infinita. Yo vivo en la otra punta de la ciudad, y cada vez que tengo que acercarme a Campanar a hacer algo, me toca reunir a un grupo de dos enanos, varios elfos y al menos un heredero legítimo al trono de Isildur. Total,que el otro día, estaba por Decathlon, haciendo acopio de provisiones y caballos para el camino de vuelta, cuando se hizo la hora de comer y descubrí un sitio que está justo en esa calle, el Come y Calla.
El caso es que he estado yendo bastante últimamente y quería comentároslo. Nada más entrar, lo primero que llama la atención es que hay una moto réplica de Vespa. El interior es como una foto del Pinterest del decorador de La más bonita, madera, color turquesa, macetitas de Ikea, la verdad es que es muy chulo y muy acogedor, y me llamó mucho la atención que las camareras llevaban escrito en la camiseta “Lo nuestro es pasión por la cocina”. En la terraza también se cena guay, pero está al lado de un parque y de noche hay rave extrema de chicharras.

1

La carta tiene una parte de tapas frías y calientes, y otra de bocatas y perritos, pero OJO, no bocatas y perritos cualquiera, ahora me adentro.
Para empezar, pedimos unas alcachofas con cecina, revuelto de setas y secreto, una sepia con mayonesa de perejil, y una ensalada de pollo.
Las alcachofas eran frescas a pesar de no ser de temporada, y excepcionalmente tiernas, confitadas. Cierto es que de cecina iban escasitas, pero traían también por encima una especie de picadita negra que resultó ser…¡oh! tierra de setas. Has captado mi interés, Flanagan.
Las bravas las hacen con espuma de ajo y trocitos de ñora por encima, y a mí me parece que tranquilamente pueden salir de marcha con las bravas de casa Ricardo y ligar ellas. La ensalada de pollo ya tal, estaba buena, con manzana cortada en tiritas, apio, y una especie de polvo de panceta por encima la mar de sexy, pero para valer 9 pavos…el baremo precio-sabrosura se les fue.
Vencedora absoluta de la primer ronda por K.O. la sepia, la trajeron cortada como fetuccini, y con unas gotitas de esa épica mayonesa verde por encima. realmente buena y agradable de comer.

2

El revuelto al final era un huevo poché con trocitos de pan, secreto, y el variadito de setas, y tú te lo rompes y te lo revuelves en la mesa.
Hasta ahora la impresión es que es un bar de tapas, pero “hechas bien”, no sé si me explico. La segunda parte fueron los bocatas, que siguen un poco esa línea. Estamos hablando de perritos de longaniza, pero con el pan hecho allí, y rúcula y mostaza Dijon, y determinadas mierdas que catapultan la deliciosidad. Por ejemplo, pedimos perrito de longaniza de setas, cebolla crujiente y aceite de trufas, con pan como de brioche de cumpleaños de cuando eres pequeño.
Luego un bocata de carne de potro con pimiento y cebolla y otro de solomillo de cerdo, panceta curada, mostaza y pepinillos. Bien, bocatas tamaño mano abierta por aproximadamente 5 euros, es tolerable.
De postre tenían un cremoso de chocolate con espuma de piparras, y una especie de helado-crema de manzana con una tortita por encima y canela para enterrar a un galgo. Por lo de la espuma de piparras tranquilos, no sabe a piparras, y ambos postres cayeron sin tregua ninguna.

3

Por ahora este sitio tiene el okey garantizado, pero voy más allá. Los fines de semana a mediodía tienen menú, por 15 pavetes, que incluye una tapa, 4 snacks y un arroz. La vez que fui yo, nos dieron gazpacho de cereza, un ravioli con carne Cajún, y un arroz seco de rape y setas que me hizo volver a casa con una erección que parecía que había robado un fuet.
88,60 entre 6, a 14,7€
Tenéis que probarlo absolutamente, turbookey a pesar de necesitar puente aéreo para ir. La camarera pelín áspera.
Goza de amplio aparcamiento.

 

 

¿Qué dices, nano?