casa ricardo

Bueno xics, voy a comentaros algo. Desde hace unos meses, un par de amigos venían hablándome de un sitio que está por la Petxina, y que se ve que es supermítico por el tema bravas, igual os suena Casa Ricardo. Pues eso, durante meses he escuchado “Tienes que probarlo, se puede salir a menos de veinte, las bravas son la hostia, esto, lo otro, el de la moto…”, así que el otro día digo, va.
Bueno, pues mi disertación de hoy va sobre como una vez tienes un nombre o una fama, puedes hacer lo que te salga de tus cojones toreros. Casa Ricardo es un bar, también marisquería, pero con carta de bar. Puntilla, sepia plancha, croquetas, básicamente cualquier cosa que puedas encontrarte en un bar traspasado a chinos, más fino si acaso, pero lo mismo.

1

Llego con mis colegas, y me doy cuenta de que no puedo meterlo en el blog, porque todos los platos son demasiado comunes (como me pasó en El Fino de Ruzafa), así que me rendí y pedimos las famosas bravas, la sepia con mayonesa, un pincho moruno, ensaladilla y huevos con patatas y jamón para dos (éramos tres). A todo esto, la carta tiene el dibujo de un pulpo borracho, está toda en Comic Sans y tiene unas banderitas abajo al estilo terraza guiri de Mallorca, lo que ya te marca  un poco de qué palo van. Voy a obviar las tapas porque estaban correctas, tampoco como para cambiarme la vida pero tira, precio bien, hechas okeymente. Vamos a centrarnos en las bravas y los huevos. Las bravas están muy bien, pero NO son las mejores de Valencia. La mejor paella no es la de la Pepica, la mejor horchata no es la de Daniel, los buñuelos de El Siglo estaban aceitosos muchas veces y Rita le pegaba al gintonic que daba gusto, vamos a ponernos serios ya, coño. Son unas bravas muy chachis, de verdad, pero yo no me cruzo valencia por ellas. Llevan pimentón, la fritura es buena y tienen un pegote de alioli por encima, igual para mí les sobra aceite.

2

Pero bueno, no me voy a meter en eso, porque al final hay gustos para todo, hay incluso quien prefiere las tetas pequeñas. Lo que me pareció flagrante y canalla fueron los huevos. La ración por persona cuesta 10,20€, lo que quiere decir que nuestro plato para dos, costó 20,40.
Dos huevos.
Con patatas fritas.
Y jamón.
Que tu dirás…es que el jamón es bueno, es que lo ponen abundante, es que los huevos son de corral. Nano, que no, que había 50 gramos de jamón como mucho, que son patatas y huevo. Si hubiéramos aumentado la ración, habrían añadido otro huevo, un poco más de todo y habría costado 30,60. ¿Pero como cojones me puedes cobrar 30 pavos por tres huevos con patatas? ¿estamos locos? Ni que fueran alcachofas. Creo que en Casa Lucio en Madrid cuestan menos.
Bueno ¿y por qué pasa esto? ¿La calidad es excelsa? ¿El ambiente es exclusivo? Yo creo que alguien probó un día a poner ese precio, coló, y dijeron “Hostias nano, la hemos triunfado”.
Hay un montón de sitios en Valencia en los que inflan los precios a topor de los topores. En La Más Bonita meten unas hostias con aquello de que está frente al mar, pero que lo flipas.

3

Al final mira, 63 pavos por unas bravas, una sepia, ensaladilla, dos huevos con patatas y un pincho moruno (bebidas y cafés). No me mola, no es mi rollo. Propongo boicot, propongo horcas y antorchas contra todo aquello que se pase tonta e injustificadamente de precio. Ignoremos los bocatas de jamón y el zumo de naranja del aeropuerto, pasemos del culo de los licuados de manzana y zanahoria de las zumerías ruzafescas , de las hamburguesas gourmet .
Uf, me he quedado nuevo.
Mojón para Casa Ricardo.

¿Qué dices, nano?