Argana

Porta Mas y Ros 70

960 09 78 05

Hoy he descubierto un árabe, pero no en plan Ana Belén pasión turca, en plan restaurante. Lo han abierto en Poeta Mas y Ros, la calle de detrás de Matisse donde está el Deluxe, pero al final, hacia Ayora. Abre todos los días excepto los lunes.
La camarera tiene un poco el rollo Yasmina la de Al salir de clase, con el acento y tal, muy agradable. ¿Os acordáis de esa puta serie? Ahora el guaperas es calvo y hace yoga, y Sócrates seguramente estará muerto.
Nos hemos sentado cerca de la puerta y mientras le echábamos un vistazo a la carta nos han ofrecido una limonada que hacen ellos, muy natural, muy étnico todo. Nos traen los vasos, fresquitos, con su rodaja de limón, su hierbabuena y lo que me ha parecido que era jengibre. Lástima que ya estaba dulce, porque a mí me mola ácido a topor, pero bueno, a la marcha.

1

Hemos pedido unas movidas que se llaman burak, una de carne y una de atún. También un cuscús (escrito así en la carta, cuscus), una crema de berenjena que se llama zaaluk, y unas hojas de parra con verduras.
Os comento un poco, el sitio es bastante friendly. Tienen alcohol, lo que para mí es importante, porque más de una vez me ha tocado cenar en un sitio de estos con zumo, y qué quieres que te diga, no es lo mismo.
Mientras esperábamos, la camarera nos sacó un platito de hummus así por la pati.
Lo primero en salir son los burak y el zaaluk. Los burak son rollos de pasta filo frita, a lo chino. Llevan verduras, patata y especias puestas con hormigonera. Aunque uno era de carne y el otro de atún, sinceramente no noté diferencia, no sé si se equivocaron y trajeron dos de lo mismo o que. En cualquier caso estaban muy buenos, además muy bien de precio.
Mi colega David dice que me estoy volviendo blando porque digo que todo está bueno, pero es que joder, está todo bueno. Partamos de la base de que esa gente se dedica a cocinar, algo habrán aprendido. A la próxima si acaso cuando algo esté malo lo exageraré mucho y así nivelamos.
¿Sabéis que me da todo el puto asco? La más bonita. Otro día desgloso.

2

Esperaba que la crema de berenjena fuese rollo baba ganug, pero norl, en su lugar sacaron una especie de pisto de berenjena y tomate, muy pochado, muy sabroso, con hilos de queso por encima. Posiblemente el queso sería de ese de gratinar de bolsa. ¿Ves? eso no es guay. Ahora, la berenjena estaba de puta madre, venía con triangulitos de pan de pita para ir sucando.
Las hojas de parra nos han dejado flipados, eran tipo dolmades, pero no, tenían otro flow. Estaban rellenas de verdura, arroz y setas, pero con una textura turbo melosa y un puntito de limón. Iban sobre un triangulito de pan y con aceite por encima. Me pareció la típica mamonada que no tiene nada pero está espectacular, como la caponata del Mimmo. Golden okey, por simple, barato y curioso, ahí queda eso.
Traen el cuscús tapado en el tajin y te lo abren delante. Creo que el cuscús es un plato con el que es dificil cagarla, como la pizza; le eches lo que le eches sabes que te va a funcionar. En este caso pollo, verduritas (calabacín, zanahoria) y unas pasitas blancas para el toque dulce. Aprobado, correcto.
Como fuimos solo dos, y teníamos que hacer una entrada abundante, nos permitimos unos postrecitos. La chica nos lleva a la barra y nos enseña los que tienen, que son un montón de dulcecitos formato bombón, mayormente a base de almendras, pistachos y melaza de esta árabe, a 1,50€ cada uno. Pedimos tres y un té con hierbabuena para los dos.
El té lo trajeron en una tetera plateada y sexy, con unos vasos también la mar de graciosos, eso sí, lo habían calentado para siempre, dos hobbits intentaron tirar dentro un anillo mientras reposaba.

3

Bueno tetes, todo eso, todo ese despliegue de cositas multiculturales, con vino y tal, por 34,60€, a 17,30 por barba.
Además antes de irnos, la joven camarera novia de Aladdin salió detrás nuestro a regalarnos un pan marroquí.
¿Cómo no me va a molar este lugar? Okey arábico sexy y especiado para estos amantes de la cúrcuma y el comino. Muy muy buena opción para cenar antes de un concierto por el Cedro.

Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?