Aceite en la mesa

Qué os puedo contar de Aceite en la mesa. Anoche, bajo el influjo de la Pérez, decidimos visitar este sitio por Abastos, que le habían recomendado varias veces. El sitio está en la calle Bon Ordre, justo delante de la terraza del Tito, y para que conste, voy a poner igualmente lo de “goza de amplio aparcamiento” pero es fácil que os tengáis que meter el coche por el culo si vais por la zona.

aceite defi 1

Es un sitio pequeño, tiene pinta de ser un bar traspasado, por la barra y la disposición, aunque lo han dejado muy aseado. El tema es que echándole un vistazo a la carta, te das cuenta de que ni los platos son especiales, ni es particularmente económico, es bastante normal. Nosotros, por ejemplo, cenamos unas bravas, pulpo, croquetas, carpaccio y un plato con morcilla. Prácticamente todo, te lo puedes comer en otras partes, salvando un poco calidad y elaboración. De hecho, prácticamente es una violación de la premisa 3, si no fuera porque el postre es una torrija de panquemao, pero bueno, cogido con alfileres. Por cierto, la carta eran folios como en bolsitas plastificadas, como de marisquería antigua.

Empezamos con un vinate (icono, 10 pavos) y el carpaccio de solomillo con lascas de parmesano y toque cítrico. Limón por encima. Pues nano, pues vale. Carpaccio, muy bien, con rúcula y queso parmesano, un cuatro cuatro dos. Te los has comido iguales o muy parecidos en todas partes.

Las bravas vienen cortadas en rodajas, y la salsa es salsa rosa, picor nulo. Están bien, porque al final son patatas fritas no congeladas, pero no tienen demasiada gracia. ¿Viviré una remontada con las croquetas? ¿Me cambiarán la vida? Pues mira…no. Están muy bien, también, son de pollo con jamón, pero una vez más son croquetas muy de la media, tienen un Seat León y no hablan valenciano pero lo entienden. Llevan una salsita por debajo que creo que era romescu, o algo así tomatoso.

aceite defi 2

El pulpo viene sobre un puré de patata y con unos brotes por encima. Es un buen pulpo, cocción correcta, tiene todo lo necesario para…ya sabes…ser un pulpo. El puré muy cremosito y muy rico, y la costrita de haber pasado por la plancha también. Terminamos la primera vuelta con “caviar de Ontinyent” con huevo y habitas. El caviar es morcilla, y para mí fue lo mejor de la cena. El camarero trae el plato con la morcilla y las habas y un huevo escalfado por encima, y te lo rompe allí en directo. Nano, morcilla, huevo y habas, es que no se puede fallar, es que es como la pizza o las mamadas, tienes que hacerlo muy mal para que no mole.

Del postre os he hecho spoiler. Torrija de panquemao con helado. Pues se ve, según nos dijo que la infusionan, el plato lleva su curro y su gracia. Tiene un saborcete a almendra, y una forma poco torrijal, parece más bien un coulant o un flan.

Creo que me he explayado poco hablando de este sitio, pero es lo que os he dicho. Todo está bueno, todo es bonito y huele bien, pero cuando pienso en lo que cenamos, prácticamente todo me lo podía haber comido (insisto, calidad aparte) ya no en otro bar, sino posiblemente en la misma calle. Te vas al Tito o al Villaplana y tienes croquetas, pulpo, carpaccio…

lasal defi 3

En fin, cena para tres, botella de vino, 59.65, a 20 pavos cada uno. Okey moderado, porque es correcto y no puedo ser injusto, pero ya tal. Camarero majo, el pan, un pavete por persona.

Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?