A Contracorriente

C/Bélgica 3

961 355 195

Bueno xics, imagino que os habréis dado cuen de que no he publicado nada en una semana. Esto es porque he sido secuestrado por una secreta y maléfica asociación de chefs, que querían que reconociera que poner tomate seco en una hamburguesa la convierte en hamburguesa gourmet.
Han sido unos días duros, me han alimentado a base de ensaladas con rulos de cabra y vinagre de Módena y pizzas con piña, pero finalmente logré escapar por los conductos de ventilación, y…bueno…os ahorraré detalles pero todo acaba con su guarida explotando y yo que me alejo poniéndome unas gafas de sol sin mirar la explosión.
Anoche fuimos a A Contracorriente, que es un sitio que han abierto hace poco cerca de Mestalla.
La carta parecía interesante, y aunque hay que ir un poco con cuidadín con el tema precio, cocinan muy bien.
Pedimos Hummus con leche de coco, las patatas A Contracorriente, y unas bolitas de queso de Mahón con bacon para empezar.

1

El hummus estaba bien, pero no notamos para nada la leche de coco, a lo mejor es de esas cosas que se paladean en fino, como Bjork o Lars Von Trier, que si los aprecias eres un entendido, pero en realidad son una mierda. Lo sirven con unas láminas de rábano y unos boletus por encima, y unos nachos como de pan de pita para untarlo. He de decir que cuando quedaba la última seta en el plato (esa que dejas un poco por educación, pero que sabes que en breve va a ser tu beibe), llega el camarero y se lleva el plato. Eso es el equivalente gastronómico a retar a duelo con guante, hay una hoguera especial en el infierno para ti, nano, que lo sepas.

Bueno, las patatas están hechas al horno y luego fritas. Llevaban una salsa de tomate y una especie de mahonesa. Bien, pero muy estándar, si les hubieran puesto un curry o algo…
Las bolitas de queso llevan como taquitos de bacon por dentro. En la carta pone que es queso de mahón D.O. (lo que obviamente significa Del Okey), y están rebozadas y fritas. El queso le da un toque, la verdad, aunque es bacon envuelto en queso y rebozado, ideal para la aorta.

2

Pero ¡maldita sea! somos jóvenes y osados, así que pedimos el provolone con huevo y panceta y los mini-kebaps de paletilla de cordero con salsa tzatziki.
Si las bolas de queso ya eran hard, lo del provolone ya debió ser lo que se cargó a Elvis en el váter. Básicamente es una sartén de provolone con un huevor por encima, el mismo rábano del hummus, y una especie de carne mechada que debía ser la panceta. Está bueno, porque tal combinación no puede estar mala, pero me cago en mi vida, si le echas algo más de grasa debe ser como pasarse del cero Kelvin.
Los mini-kebaps forman parte de los platos más principales. Llevan cordero, daditos de tomate, y la salsa que es a base de yogur. Bien para compartir (porque hay 4 porciones) y abundante si te lo pides como plato propio. Está hecho con gracia.
Ah, a todo esto, se ve que cada mes tienen un vino de la casa. Este mes tocaba un tempranillo a 11 euretes la mar de simpático, que cayó en menos de lo que tarda una tronista en hacer un Interviú. Araco se llamaba.
Pedimos postre, natillas de horchata con torrija de fartón. El camarero nos dice que torrija de fartón no tienen, pero que nos van a poner brownie a daditos. Adelante.

3

Seré sincero, las natillas tienen una textura, completamente, 100% lefa, pero están buenas. El sabor a horchata se percibe sin duda, eso sí, ponerlas con brownie no es un acierto. El chocolate pegaba en amargo, y al final la combinación no era muy allá, pero imagino que con la torrija original estarían cojonudas.
61,85€ entre 4, a 15,5. Os comento que, a sabiendas, nos pedimos lo más baratito de la carta, pero vista la cuenta, podíamos haber desfasado más. Hay que hacer un poco de slalom en la carta, pero el sitio está muy bien, es acogedor y hay platos originales. Id a pegarle un vistazo cuando tengáis un rato. Es un sitio ciertamente okey.
Ah, y goza de amplio aparcamiento.

acontracorrientevlc.com

¿Qué dices, nano?