La Mezcalería

Anoche, por cosas de la vida, fuimos a parar a un mexicano de Ruzafa que se llama La Mezcalería. Había pasado mil veces por delante y no sabía que se podía cenar, pensaba que era un rollo más de copas, igual por el nombre. El caso es que vimos una carta pegada en la ventana y bueno, era lunes, no había mucho sitio abierto, una cosa lleva a la otra…

1

La carta no es muy larga, y aunque hay una o dos cosas curiosas, tienen lo clásico que te esperas de un mexicano. Hay tres tipos de tacos, dos de nachos, y una pintura rollo maya en la pared (la civilización, no la abeja) que parece un señor con bigote y tetas cagando mientras sostiene una cesta de bombillas. Pedimos la ensalada Ranch y el pulpo enamorao para empezar.  La ensalada llevaba pollo a la parrilla, mezclum, maíz y cebolla roja, todo con aliño “ranch” que no sé muy bien lo que era. Tenía un punto a mayonesa pero como con leche, algo raro, pero todo el conjunto funcionaba. Además, el pollo no era el clásico rebozado de mierda de ensalada César, y la cebolla roja picaba un poquito, así que bien. El pulpo en cambio era rarete, estaba frío y lleno de mayonesa, de hecho, recordaba muchísimo a la clásica sepia con mayonesa de bar. También llevaba verduritas, y en la carta pone que está cocido en apazote. Quedáos con lo de la sepia y añadidle ensaladilla rusa, es un poco fifty fifty.
Luego pedimos los nachos norteños, que llevaban chili con carne. Me dejaron muy frío. Nachos de bolsa con cheddar fundido, y luego la salsa esa de carne con frijoles. Le habían puesto unos pimientos jalapeños cortados por encima para que picara (efectivamente, picaban) pero estaban como encurtidos. Nada, parecidos a los que te comes viendo el fútbol.
Por cierto, de vinos solo tienen el de la casa, un tinto que no recuerdo como se llamaba, pero en la botella había un conejo con traje. La primera copa me pareció muy ácida, pero a la segunda botella ya entraba como muy fino. A 10 pavetes.

2

También pedimos una cazuelita de choriqueso, nombre que obviamente salió del mismo brainstorming que choripán. Nada, chorizo con queso fundido estándar. La gracia se la da que te lo traen con unas tortillas de maíz al lado y tres salsas, que van de menos picante a picante a topor. Importante la balsaza de aceite rojo del chorizo por encima. Bien para gordear, pero nada que os vaya a cambiar la vida.
De los tres tacos que había pedimos dos, el de cochinita pibil y el de barbacoa. El de cochinita ya lo había probado en otros sitios, el de barbacoa no me acuerdo, pero el caso es que no era una salsa barbacoa a la americana, era carne con cilantro. Muy correctos, hasta ahora lo mejor de la cena, a 2,50 cada uno.
De postre solo tenían una tarta de almendras con chorretón de chocolate por encima, y base bizcochera.
Cafés y tal, 102 pavetes entre 6. A 17€ aprox.

3

No es nada del otro mundo, está bien si te apetece mexicano, pero vamos…okey si pasas por allí.

Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?