La Otra Parte

La otra parte, the other part, taberna alternativa.  Justo enfrente del Hotel Las Arenas, cruzando la calle, nos encontramos con una terracita la mar de gansa, por la que cuenta la leyenda que siempre corre aire fresquito. El sitio por dentro da bastante buen rollo, tiene una especie de flow cubano, como si estuvieras comiendo en el salón de una casa en La Habana o algo así. Sillas y mesas de madera todas distintas y pintadas, cosas viejas por las paredes…es chulo. Todos los camareros y camareras son gente bastante joven, a nosotros nos atendieron tres camareras distintas, muy majas todas, aunque una casi me saca un ojo con un pezón (en serio, eran como cabezas de bebé, hay que ir con cuidado con eso, que todo es alegría hasta que alguien pierde un ojo). Bien, la carta está enmarcada, y en general hay mucha tapita de toda la vida, pero con algún toque, como el secreto ibérico con salsa de mango.
Además de las birras y tal, pedimos el tartar de atún (que es como el huevo con patatas del siglo XXI), pulpo con chutney de manzana, figatells, milhojas de berenjena y un platito de jamón.

1

Primera impresión, en la terraza se está muy a gusto pero la mesa está pegajosa que flipas, como el suelo de un cine porno. Pensaba que sería, no sé, el salitre o la humedad o algo, pero no, es pegajosismo. Llega el milhojas de berenjena en una cazuelita. Láminas de berenjena con queso Emmental y tomate frito, estaban buenas , pero el queso se comía un poco el sabor de lo demás, no se notaba la berenjena. Me llamó la atención también que en la carta ponía “jamón del bueno”, así que lo pedimos. El jamón no está mal, pero es de sobre, y las lonchas son gorditas. Debe de ser ibérico de cebo, de todas formas vale 4 o 5 pavos, así que a funcionar. Lo ponen con unos piquitos de pan. De momento el lugar se defiende.
El primer plato interesante es el tartar. Digo que es como los huevos con patatas porque ahora TODO el mundo tiene un tartar de atún rojo en la carta, hace unos años fue el boom del hummus, ahora les ha pegado la bola con el tartar. Bueno, esté está muy rico, aunque los trozos de atún son como dados del Risk, son la hostia de gordos; aún así no tiene un sabor fuerte a pescado y la textura es muy agradable. La parte de debajo, por supuesto, aguacate.

2

¿Qué pasa con los figatells? Los figatells, son hamburguesas que llevan hígado en el picadillo (figa > hígado, tells > hamburguesa con trocitos de, la misma palabra lo dice). En este caso en la carta ponía que eran de los primos de Pego. La interpretación es un poco libre porque pueden ser figatells hechos POR los primos o DE los primos. Espero que fuera la primera. Los sirven en forma de mini hamburguesitas con su mini pan, sui mini lechuga y su mini cebollita caramelizada. Muy ricos, de momento el sitio mola.
Terminamos con el pulpo, está hecho a la plancha y viene sobre el chutney de manzana y con tiritas de bajoqueta salteada. La ración no es de aquello que dices abundante, pero para lo caro que es el pulpo por ahí está bien. De todas formas no soy un gran fan de la manzana. De hecho no soy muy fan en general de la fruta, lo cual nos lleva a la inexplicable elección de pedir mousse de maracuyá de postre. En realidad se lo papearon las dos personas que venían conmigo, yo solo probé una cucharada y bueno, pues maracuyá a topor y una textura de mousse densa, casi casi en plan yogur griego. A mí plim, pero los otros dos dijeron que estaba muy buena y que lo pusiera. La mousse de maracuyá está muy buena. Ahí lo tienes.

3

56,60€ entre tres, a 18 y pico. La verdad es que la terraza es muy agradable, el sevicio muy amigable y la comida, sin ser nada del otro mundo, está correcta. Yo recomendaría a quien tuviera un duro día de playa que se echara una caña por allí, antes que ir al puerto o a que le sablen en la Patacona. Ah, por cierto, el número que pone en internet no sirve, tienes que llamar a un móvil para reservar, que es el 601 42 37 43.
Okey terracil.
Goza de amplio aparcamiento.

¿Qué dices, nano?